El Camaronero: una cevichería con responsabilidad social

Normalmente compran 40 kilos de camaron a seis pescadores de Tasajera, quienes luego lo envían a Santa Marta y, de ahí, lo transportan hasta Bogotá vía terrestre.

Emprendimientos
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Este emprendimiento, ubicado actualmente en la capital del país, tiene como principal aliado a varias familias del corregimiento de Tasajera, en Puebloviejo, Magdalena, una comunidad dedicada históricamente a la pesca artesanal y cuyos habitantes han padecido varias necesidades por el abandono estatal.

Sulam Hatúm es una joven comunicadora social nacida en Aracataca, criada en Santa Marta y radicada en Bogotá desde hace alrededor de diez años. Según cuenta, desde hace tiempo escuchaba a su papá recomendándole emprender durante su estancia en la capital del país, pero teniendo en cuenta que debía tener un valor diferencial que demostrara su compromiso con la sociedad.

En febrero de este año tomó la determinación de dar rienda suelta a sus aspiraciones de emprendimiento y fue así como nació la cevechería El Camaronero. Antes de la cuarentena, el plan era abrir un local, sin embargo, la pandemia no fue impedimento para iniciar su negocio y, al contrario, lo fortaleció. Ahora mismo, cuenta con un enfriador en el apartamento y despacha todos los pedidos a domicilio.

Siguiendo los consejos que le daba su padre y aprovechando la cercanía que él tenía con varios pescadores de Tasajera, Sulam decidió que su negocio estaría fundamentado en la responsabilidad social, creando una cadena de compra directa a la comunidad del corregimiento magdalenense.

Su novio, que es administrador de empresas, entendió la idea y estuvo de acuerdo en aportar un grano de arena a las familias dedicadas a la pesca artesanal, dadas las condiciones de pobreza extrema en las que vive esta población.
Normalmente mantienen comunicación directa con seis pescadores, debido a que no es fácil conseguir 40 kilos de camarón (cantidad que, por lo general envían a Bogotá) con una sola persona. Cuando tienen el producto completo, en Tasajera lo reúnen, lo llevan a Ciénaga y de ahí lo trasladan hasta la casa de la familia Hatúm en Santa Marta, que posteriormente hace el envío hacia Bogotá.
En la cevechería entregan todos los productos en empaques biodegradables.
En la cevechería entregan todos los productos en empaques biodegradables.
Aunque antes del confinamiento los gastos eran menores y los trámites de transporte más reducidos, el compromiso social se convirtió en el principal motor para continuar sacando adelante este proyecto y mantener el apoyo a las familias del corregimiento.

“A pesar de que las oportunidades son muy limitadas, creo que la pesca puede ser un elemento con el que las próximas generaciones puedan ver una herramienta para superar estas brechas de diferencias. Aquí hay una mezcla de responsabilidades, no solamente del Estado sino también en la actitud de los habitantes y esto se logra con estos proyectos que les permitan ver que su trabajo puede hacer cambios y generar orgullo a nivel nacional”, sostiene. Al mismo tiempo, demuestra su compromiso con minimizar el impacto en el medio ambiente entregando los productos en bolsas y vasos biodegradables.

De igual manera, manifiesta que la cocina también es una de sus actividades favoritas, pues en ella encuentra una manera de bajarle a los niveles de estrés que maneja diariamente por las distintas actividades que realiza.
“Mis papás cocinan bastante en Santa Marta y desde hace mucho tiempo venían comprándoles mariscos a las personas de Puebloviejo, yo también como mucho pescado y normalmente me mandaban la nevera de icopor con todos esos productos”, afirma.

En todos los años que ha estado viviendo en Bogotá, no había visto un ceviche elaborado con camarones de Tasajera, dado a que en la ciudad prevalece la comercialización del camarón del Pacífico, cuyas características son notoriamente distintas al del Magdalena, especialmente en el sabor y la textura.

Productos de El Camaronero

Al día de hoy, El Camaronero está especializado en la venta de ceviche de camarón, ceviche mixto, al que se le agrega pulpo y caracol y dip de jaiba, con pulpa de cangrejo.
“Hemos pensado en que, cuando pase este tema de la pandemia y tengamos más espacio, podemos ampliar la carta con pasta, arroz o entradas. Muchas personas han estado pendientes del proyecto y nos recomiendan también hacer empanadas o tacos”, explica.

Quienes estén radicados en Bogotá y tengan interés en probar estos productos, pueden realizar el pedido en la cuenta de Instagram elcamaronerocevicheria o escribir directamente al número celular 302 2531265.

“A pesar de que las oportunidades son muy limitadas, creo que la pesca puede ser un elemento con el que las próximas generaciones puedan ver una herramienta para superar estas brechas de diferencias”, Sulam Hatúm, propietaria de la cevichería El Camaronero.


Más Noticias de esta sección

Publicidad