Anuncio-empleo-el-informador-febrero

Drama silencioso en millones de familias

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Juan Galán Pachón

Juan Galán Pachón

Columna: Opinión

e-mail: prensa@juanmanuelgalan.com



Hoy quisiera empezar con una anécdota sobre por qué me hice legislador y por qué me interesé en el problema de consumo de SPA. Pocos días antes de ser asesinado, mi padre Luis Carlos Galán hizo una visita a Venezuela.

En una entrevista para televisión, le preguntaron por su lucha contra las drogas, contestó Galán que era un deber convocar a todos los colombianos para enfrentar el problema del narcotráfico, pero además, que era necesario que el mundo se preguntara: ¿Por qué el ser humano busca las drogas, qué le pasa y por qué necesita evadirse de su realidad a través de paraísos artificiales?

Mi padre recordó a Gandhi en aquella respuesta y su denuncia a la sociedad occidental por su cultura materialista que genera seres humanos incompletos, que necesitan darle un sentido a su vida mas allá de lo material.

Estas ideas y por supuesto, la trágica historia de su muerte a manos del narcotráfico, el paramilitarismo, políticos y miembros de los organismos de seguridad del Estado, me llevaron a pensar y reflexionar sobre cómo podemos atacar el problema de las drogas desde su raíz.

De esta manera, inicié una serie de debates en el Congreso de la República para cambiar la política contra las drogas y empezar a pensar en opciones distintas a la persecución y al castigo de productores y consumidores. Precisamente estas discusiones, me llevaron a promover la Ley 1566 de 2012, que por primera vez en Colombia reconoce al adicto como un paciente con derecho a tratamiento y posibilidades de recuperación y no como un criminal.

La nueva perspectiva en Colombia, hace urgente construir un modelo de salud pública dirigido no solo al tratamiento de la adicción, sino a su prevención. Y me refiero a una prevención que aborde de manera decidida las causas por las que las personas a edades cada vez más tempranas, se sienten motivadas a consumir sustancias psicoactivas y que promueva la formación de profesionales realmente capaces de hacer promoción y prevención en la comunidad.

Aprovechemos que los diálogos en La Habana, esta semana abordarán el problema de las drogas ilícitas y pensemos seriamente en estrategias de prevención y promoción que den fin no solo al conflicto armado, sino al drama silencioso de millones de familias en Colombia.



Más Noticias de esta sección