Anuncio-empleo-el-informador-febrero

Reforma ordinaria

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Juan Galán Pachón

Juan Galán Pachón

Columna: Opinión

e-mail: prensa@juanmanuelgalan.com



Que la ley ordinaria de salud está en crisis en el Congreso de la República? En realidad es la salud misma la que está en crisis. Por eso, es fundamental que el Gobierno Nacional y nosotros los legisladores, manifestemos con claridad el grado de compromiso que tenemos con la actual reforma, y con la necesidad urgente de ampliar el acceso y mejorar la calidad en la prestación del servicio de salud.

En este marco, quisiera hacer dos cuestionamientos que permitirán profundizar los debates de la próxima semana: Me refiero a cómo dejar de hablar y hacer proporción y prevención de la salud en Colombia, además de las facetas de recuperación y mitigación; y por otro lado, en cómo devolverle al Estado el prestigio perdido en su papel de rector del sistema, con autoridad y capacidad institucional de intervención.

La promoción y la prevención son recurrentes cuando se habla de salud; y aunque todo el mundo sabe su importancia, nadie sabe hacerlas ni el sistema tiene incentivos para promoverlas. Estamos en mora de que la prevención y promoción se conviertan en el eje central de nuestro sistema de salud. Las entidades educativas tienen que modificar sus esquemas de enseñanza, siguen formando para asistir y no para prevenir. Médicos, paramédicos y enfermeras reciben instrucción en reparar, tratar, mitigar y recetar; pero nada, en prevención y promoción. Para este propósito resulta indispensable recuperar la emblemática, útil y tristemente perdida figura del médico general de familia.

El Ministerio de Salud y la Superintendencia de Salud tienen que recuperar no solo su capacidad institucional sino su erosionado prestigio. El actor público, rector del sistema, debe reasumir el liderazgo político, su función de garante en la calidad del servicio y su puesto como interventor y sancionador de entidades privadas de salud en: inadecuado financiamiento de los servicios, negación de lo contemplado en Mi Plan (antiguo POS) o en general, la transparencia y las prácticas contrarias a un modelo de servicio público, eficiente, universal y solidario, como el consagrado en la Constitución de 1991 para todos los habitantes del territorio colombiano.