Se necesita ya la creación de una corporación integral para La Mojana

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Eduardo Verano de la Rosa

Eduardo Verano de la Rosa

Columna: Opinión

e-mail: veranodelarosa@hotmail.com



Los dos últimos foros sobre La Mojana, en Sincelejo, liderados por el Diario El Meridiano y la Fundación Valorarte generaron gran interés en la comunidad y de allí surgió el siguiente interrogante: ¿Qué impide la ejecución del gran proyecto de La Mojana, la principal subregión que tiene la Región Caribe?

En mi concepto, falta definir una visión y un enfoque integral que nos permita diseñar la institucionalidad necesaria que promueva y maneje este macro proyecto a través del cual se entienda la importancia de tener el tercer humedal más significativo de Suramérica, solo superado por el Gran Pantanal de Brasil y las Esteras de Ibarra en Argentina.

Tiene que ser un proyecto multipropósito: Primero, en lo ambiental, con su principal componente de servicio hidráulico; lo segundo, debe contemplar el desarrollo pesquero y agropecuario que va unido a la construcción de la infraestructura vial básica para poder movilizar esos productos a los centros de comercialización y como cuarto propósito tiene que dedicarse a la administración de tierras, pero lo más importante es que sin una institucionalidad claramente definida, no va a funcionar.

Lo que hay hasta hoy es lo siguiente: Una gerencia público-privada que ejerce desde septiembre de 2010 con muy buen ánimo, pero muy solitario, Carlos Martínez Simhan.

Para sustituir la falta de una empresa, se ha creado un Comité Supervisor que incluye a unas entidades que se agrupan en un Convenio de Asociaciones Interinstitucionales: Todos aportan, todos participan, pero ninguno es la responsable. Allí están Planeación Nacional, el Ideam, Cormagdalena, El Fondo de Prevención de Desastres y las entidades internacionales que se han querido involucrar. No hay una presencia local destacada y ninguna de las partes ni tiene responsabilidad ni la visión integral que se requiere.

El reto entonces, es la creación de una institución cuyo diseño sea el resultado de entender el carácter multipropósito de La Mojana que unifique todas las estructuras existentes y se forme una entidad que le dé la solidez de una gran corporación al estilo Corelca, en el sector eléctrico en el Caribe colombiano o la Corporación del Valle de Tennesse, en Estados Unidos.

Hay que consolidar y entender La Mojana, con sus 10.800km2, como el gran regulador del sistema hidráulico del país con una vocación natural para la pesca industrial a gran escala.

La pesca es lo más atractivo y adecuado porque produce US$30.000 por hectárea y la agricultura solo produce US$2.000 y la ganadería US$1.500. Este impresionante sistema hidráulico que se forma como una gran olla receptora de los ríos que bajan de nuestras cordilleras. Allí se regulan los ríos Magdalena, Cauca, Nechí y San Jorge y se almacena 9 veces más agua que todos los embalses que tenemos juntos. Una persona y múltiples instituciones interactuando, pero sin la responsabilidad directa de un proyecto de esta naturaleza, no podrán sacarlo adelante de manera ágil y exitosa.

La dificultad ha sido que La Mojana está ubicada en cuatro departamentos: Antioquia tiene 8.5% del área, Bolívar el 23.4%, Sucre tiene el mayor porcentaje con 50.3% y Córdoba 17.7%. Por lo tanto, ha sido difícil poner de acuerdo a todos los actores para concretar su institucionalidad de una manera lógica y productiva.

Antioquia con solo el 8.5% trata de manejar las inversiones y lidera proyectos a través de la nueva figura de los Contratos Plan, pero no hace nada para acabar la minería ilícita que envenena con mercurio La Mojana.

Toda la organización prevista es débil, efímera y sin los recursos para construir La Mojana que todos queremos: la gran despensa del mundo. Y para ello se necesita crear la Corporación Integral de La Mojana, con un enfoque multipropósito.



Más Noticias de esta sección