Recordando a María Félix

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

José Vanegas Mejía

José Vanegas Mejía

Columna: Acotaciones de los Viernes

e-mail: jose.vanegasmejia@yahoo.es

La escena sucede en una taberna, en pleno centro de una capital europea. La joven entra acompañada por dos amigos; toman asiento alrededor de una pequeña mesa. Cerca de allí, en otra mesa del local, un hombre no puede apartar la vista de la joven y, después de unos instantes de perplejidad, expresa a su compañero:¡Esa mujer tiene una belleza que duele! Esa manera de describir los atributos físicos de María Félix debió de ser para la actriz, tal vez, el mayor elogio de los incontables cumplidos que recibiría a lo largo de su vida.

María de los Ángeles Félix Güereña nació en Álamos, Sonora, el 8 de abril de 1914. Por extraña coincidencia, falleció el 8 de abril de 2002, a los 88 años en Ciudad de México. Desde cuando tenía trece años hacía volver la cabeza a hombres de mediana y avanzada edad. Era inevitable. De niña se trasladó a Guadalajara.

Ganó un concurso de belleza. Muy joven se casó con Enrique Álvarez y tuvo con él su único hijo, llamado también Enrique. Muy pronto se produjo el divorcio. El actor y director de cine Miguel Zacarías, quien descubrió la enigmática belleza de la joven, la convirtió en actriz. Con él trabajó por primera vez en el cine, en 1942, en la película 'El peñón de las ánimas', con Jorge Negrete en el papel estelar. Este actor sería más tarde su tercer marido.

Al hablar de María Félix hay que hacerlo también de Agustín Lara. Se cuenta que María Félix había dicho a sus hermanas, cuando aún era una adolescente: "Un día me voy a casar con ese señor que canta tan bonito". Así ocurrió. Sin embargo, cuando el éxito de María iba en aumento, Lara comenzó a celarla. Ella, que ya sentía fastidio por esa causa, aprovechó una oferta para filmar en Europa y se divorció del famoso músico y actor.

Continuó con trabajos en Latinoamérica, España, Francia e Italia, donde alcanzó gran popularidad. Hasta ese momento el fundamento de su éxito estaba en su innata disposición para la actuación y su belleza exuberante; pero ante la insistencia del director Fernando Palacios, María Félix estudió arte dramático. Con este director consiguió su primer papel importante en 'La mujer sin alma' (1943).No le costó mucho esfuerzo puesto que se trataba de representar a una dama bella y altiva, como lo era ella en la vida real. No se copió de nadie y, a su vez, su estilo característico nadie pudo copiarlo.

La carrera artística de María Félix fue muy prolífica. Hubo años en que filmó cuatro películas. Algunos de estos filmes son: 'La monja alférez', 'Mare Nostrum', 'Hechizo trágico', 'La Bella Otero', 'Los ambiciosos', dirigida por el famoso cineasta Luis Buñuel, en 1959; 'La Generala' (1970). Ya en 1943 había realizado el papel principal en 'Doña Bárbara', adaptación de la novela realista del venezolano Rómulo Gallegos.

En esa película María Félix es una mujer soberbia, dominante, cruel, de las que se conocen como 'devoradores de hombres'. Contaba el autor de la obra que en un restaurante de México, donde le iban a presentar a María Félix, apenas la vio entrar exclamó: "¡Esa es la Doña Bárbara que yo escribí!" La interpretación de la actriz fue tan convincente que a partir de ese momento se conoce a María Félix como 'La Doña'.

Como ya se dijo, Jorge Negrete fue su tercer marido. Con él formó pareja en muchas películas, desde 'El peñón de las ánimas'. Se casaron el 18 de octubre de 1952 y solo estuvieron unidos algo más de un año, hasta la muerte del actor el 6 de diciembre de 1953.

Entre los numerosos premios y reconocimientos recibidos por 'La Doña' está el de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas, que le otorgó el Premio Ariel a la Mejor Actriz en tres ocasiones: por 'Enamorada' (1947), 'Río escondido' (1949 y 'Doña Diabla' (1951). La actriz también estuvo casada con Álex Berger, en 1956. Sus últimos días los compartió con su último esposo, el francés de padres rusos Antoine Tzapoff.

Más Noticias de esta sección

Publicidad