¡Uh, ah, Chávez sí se va!

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Juan Echeverry Nicolella

Juan Echeverry Nicolella

Columna: Purgatorio

e-mail: juanecheverry@hotmail.com

Twitter: @JPEcheverry



En este momento no sabemos a ciencia cierta si el coronel que ejerce como Presidente de Venezuela se encuentra con vida o no. Lo que deja claro la situación actual es la irresponsabilidad cometida por los partidarios del gobernante en Caracas cada vez que modificaban instituciones para funcionar alrededor de un solo hombre.

Hoy que Chávez no está, la República venezolana pareciera estar creada sólo para que funcione con él a la cabeza. Y mientras tanto el hermano país vuelve a ser clave para la estabilidad política de la región.

Según la Constitución venezolana hoy debía posesionarse Chávez como Presidente para un nuevo periodo de ejercicio tras haber ganado nuevamente las elecciones. Sin embargo para Nicolás Maduro, vicepresidente y líder chavista que hoy administra Venezuela como Presidente encargado, esos asuntos constitucionales son apenas un formalismo y así lo ha declarado públicamente.

En ese sentido Maduro solicitó a la Asamblea Nacional que se prorrogue la toma de juramento a Chávez. Pero la Constitución es clara e inequívoca: el 10 de Enero concluye el mandato presidencial de seis años.

Venezuela se había acostumbrado en los últimos años a las agresiones contra la democracia y su Sistema Electoral. Pero lo de hoy va mucho más allá. Es un duro golpe al orden constitucional y a la esencia misma de la República. Llamar "simple formalismo" a su Constitución es una incongruencia que ningún pueblo debe darse el lujo de hacer.

La Constitución venezolana establece un mecanismo para que cuando el Presidente no pueda tomar juramento por causa de su ausencia sobrevenida, pueda hacerlo más tarde ante el Tribunal Supremo de Justicia. Y de allí se agarran Maduro y los secuaces de Chávez para repartirse entre ellos el poder como quien divide un botín.

Pero tienen tan mala suerte que el argumento se cae de su propio peso. El permiso que le otorgó la Asamblea Nacional al Comandante para ir a operarse a Cuba por sus problemas de salud, demuestra que la causa de su ausencia no es sobrevenida sino preexistente. Además ninguna disposición constitucional faculta a la Asamblea Nacional para prorrogar el período presidencial bajo ningún punto de vista.

Por eso los movimientos y las comunicaciones entre Nicolás Maduro y Diosdado Cabello - chavista Presidente de la Asamblea Nacional - esta semana no son más que instrucciones sobre cómo violar la Constitución bolivariana.

¿Podría calificarse la situación actual como Golpe de Estado? Probablemente. Lo cierto y lo grave es que los actos de gobierno hechos por una autoridad usurpada a partir del 10 de enero carecerán de validez. Porque según los principios de la democracia toda autoridad usurpada debe ser ineficaz y por lo mismo sus actos son nulos.

Más allá de que los venezolanos estuvieran de acuerdo o no con las políticas del comandante, la reflexión de fondo en Venezuela debe ser la de las administraciones sostenibles en contra de los personalismos mesiánicos. No es una persona la ungida para resolver los problemas de una patria sino un conjunto de políticas públicas responsables.

A través de estos años de gobierno socialista, la polarización llevó a que los seguidores rojos dejaran a un lado cualquier visión real de país y se encargaran sólo de defender a un hombre. Por eso su consigna de siempre: "¡Uh, ah, Chávez no se va!". Pues bien, como con todos los hombres, la historia hoy les demuestra lo contrario.

Ñapa: como católico no puedo ni debo alegrarme por la muerte de alguien sino pedir por la salvación de su alma. Pero como demócrata no deja de darme un fresquito cuando pienso que ya no estará más entre nosotros quien le ha hecho tanto daño a Venezuela, a Colombia y a toda América Latina.



Más Noticias de esta sección

Publicidad