Empleo_SantaMarta

Santa Marta debe marchar el próximo domingo

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Ariel Quiroga Vides

Ariel Quiroga Vides

Columna: Opinión

e-mail: arielquirogavides@gmail.com



Aquí las razones:

Distintos sectores han convocado a una gran marcha nacional el próximo 21 de abril, y los vientos soplan en que será monumental en cuanto a participación ciudadana, sobre todo de espontáneos que no están circunscrito a una línea de pensamiento político definida ni tampoco militan en un movimiento o partido político, simplemente son espontáneos que están cansados al igual que el resto de las compatriotas de lo siguiente:

-En casi dos años de gobierno, el presidente Petro y su equipo no logran ejecutar los recursos que se necesitan para que realmente las condiciones de vida de los colombianos mejoren ostensiblemente, ejemplo de ello es la vergüenza que uno siente cuando el inútil ministerio de la igualdad que maneja la señora Francia Márquez no ha ejecutado ni el 2% de su presupuesto, pero si se gasta 40mil millones en nómina;  aunque bueno, en parte eso puede ser positivo, porque que miedo ver, el mas de un billón de pesos que le asignaron, gastados en pendejadas que no van a impactar la vida practica de las comunidades.

-A las malas y usando métodos de un ultra presidencialismo no visto por lo menos desde las épocas de Rojas Pinilla, nos quieren enganchar una reforma a la salud de la cual, la única certeza que hay es que está pigmentada de la trasnochada ideología de izquierdas, en la que se habla de mejorar el mundo de los millones de pacientes pero no se dice ni como, ni de donde saldrá la plata, lo único claro, es que el presidente quiere a como de lugar, cambiar un sistema que si bien tiene falencias, representó a la entrada de su funcionamiento, en un auténtico avance.

-La política de seguridad es un desastre. Observo con preocupación que el país está regresando a situaciones ya superadas, ahora es habitual escuchar de secuestros, masacres, incluso de lideres sociales, que se suponían se las achacaban al descuido de Duque, también vemos desplazamientos de campesinos, de resguardos indígenas enteros; el paramilitarismo 2.0 está en auge y las guerrillas se burlan de los colombianos en las dichosas mesas de conversación, las bandas criminales en las ciudades se dan el lujo de extorsionar desde las cárceles y de matar hasta en las narices de los policías. En la misma línea, estamos siendo testigos de la cooptación de las fuerzas militares, que a mi parecer están en un proceso de paulatina ideologización, lo cual no terminará bien, y si las terribles profecías son ciertas, en Colombia no habrá quien defienda a la ciudadanía del crimen subversivo, del común y del estatal.

-La dichosa constituyente. Pienso y opino que nuestro presidente está creando un caos perfecto, para que la propia ciudadanía presa del desespero y la escasez, pida en las calles con métodos pacíficos y no tanto, una nueva constitución, que será en mi concepto la entrada a dejar de ser un Estado Social de Derecho, para pasar a uno que por más nombres incluyentes que le pongan, sea simplemente el emulo de una republíqueta de izquierdas como la que tenemos en el Caribe y al lado; y el problema no es que nos convirtamos en un estado ligados a las corrientes marxistas y demás, sino que eso en ninguna parte del mundo a dado buenos resultados, todo lo contrario, incrementa las desigualdades, da paso a una oligarquía antidemocrática y militarista y en ultimas, sucede como en Venezuela, es decir, a los opositores se les desaparece o se asesinan judicial o biológicamente. Paradójicamente todo termina en igual nivel que en las dictaduras de derechas.

-Santa Marta ya probó 12 años de rezago. Hace un poco mas de 100 días salimos de uno de los regímenes territoriales más bizarros y truculentos que puede haber en el país, pues vivimos un coctel de discriminación política, de odio de clases, de corrupción al mas alto nivel de “la escala de Caicedo”, y de manipulación mediática solo comparable con las diatribas goebbelianas, y Colombia va en camino de lo que los samarios ya nos liberamos. Acá tenemos el cuero curtido de lo que significa permitir en democracia que una fuerza antidemocrática por los métodos que usa tome auge y se vuelva insostenible. De tal suerte, que desde esta provincia es nuestro deber advertir y jugar un papel activo en la defensa de la democracia nacional, sin descuidar lo alcanzado.

-Una oportunidad. En varios escenarios he manifestado que la Derecha del Magdalena, debe replantear sus líneas e incluir más activamente en sus luchas, las demandas de los estudiantes, de los trabajadores, de los artistas, de los campesinos, de los grupos étnicos, de la comunidad LGTBI, de los gremios y de los intelectuales de todo tipo, ello sin perder la visión de la

seguridad, del libre mercado hasta donde sea conveniente y de proteger las instituciones democráticas de aquellos con complejos de Adán. Este resurgir del movimiento, estimulado por los ataques de un gobierno caprichoso, es la oportunidad para conquistar a los nadies que irónicamente son los que mas del bulto han llevado y llevaran con Petro, es que al presidente le gustan tanto las poblaciones vulnerables, que estoy seguro las multiplicaran por millones.

Hay que salir, vamos a salir, vamos a marchar.



Más Noticias de esta sección