Con hambre no hay justicia

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Juan Galán Pachón

Juan Galán Pachón

Columna: Opinión

e-mail: prensa@juanmanuelgalan.com



En Colombia no hemos podido superar el hambre y esto no puede seguir así. Hoy, más de 21 millones de personas no se pueden alimentar de manera adecuada en nuestro país. Esto queda corroborado a partir de una investigación de ABACO - Asociación de Bancos de Alimentos de Colombia- en la cual, con base en lo establecido por el ICBF en las guías alimentarias basadas en alimentos para la población colombiana mayor de 2 años,  se muestra que una persona, en  promedio, necesitaría 423 mil pesos al mes para comer aceptablemente; pero hoy la realidad es que 21 millones de colombianos y colombianas apenas consiguen 331 mil pesos mensuales. Lo que los ubica, según el Dane, por debajo de la línea de pobreza.

 Como si esto ya no fuera nefasto, Abaco nos advierte que, actualmente, en Colombia hay cerca de 600 mil niños que, por no poder alimentarse adecuadamente, pueden tener una disminución de 14 puntos en su coeficiente intelectual, 5 años menos de escolaridad y un 54% menos de ingresos a futuro.

Por eso, no vamos a seguir postergando las decisiones para enfrentar el problema del hambre de manera estructural. El 7 de agosto  declararé la emergencia económica y social para establecer una renta mínima de emergencia y así destinar recursos de manera rápida para llevar alimento a los más de 7 millones de colombianos que más lo necesitan.

 También, estableceremos en nuestro primer año de gobierno zonas de producción agropecuaria rápida con inversiones que permitan incrementar la oferta de alimentos de manera eficiente. Mejoraremos las condiciones para acceder a los insumos agrícolas e iniciaremos el desarrollo de una gran industria en Colombia, con altos niveles de ciencia y tecnología, de la mano con el sector privado, para que podamos producir insumos agropecuarios de calidad –estos son los que más importamos y encarecen los alimentos-. Todo esto irá de la mano con una inversión en vías terciarias sin precedentes en Colombia, la resurrección del Acuerdo de Paz, titulación de tierras y la ampliación de la frontera agropecuaria sostenible en más de 4 millones de hectáreas.

 El país, además, debe tener claro que está en juego la dignidad de nuestro pueblo y poder desarrollarnos, pues superar la malnutrición haría que nuestro PIB crezca cerca de un 11%, como lo plantea Ábaco a partir de la Universidad de Cambridge. Por eso, una Colombia sin hambre será nuestra causa.



Más Noticias de esta sección