Sensiblería colombiana

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Wilfrido De la Hoz

Wilfrido De la Hoz

Columna: Opinión

e-mail: wilfridodelahoz@gmail.com



Es impresionante la sensiblería de los colombianos cuando se trata de aceptar como derecho humano la imposición de lo razonablemente fuera de ese ámbito. Desde hace muchos años hemos soportado la severidad de una guerrilla, aparentemente superada, como algo necesario para algunos, pero para otros no.

Para algunos opinadores de lo social esos movimientos que inquietan a los gobernantes y a la sociedad entera utilizan una estrategia militar en la que pequeños grupos de combatientes, a menudo paramilitares, civiles armados o irregulares, producen ataques móviles a pequeña escala contra un enemigo mayor y menos versátil con el propósito de debilitarlo o vencerlo. mediante la cual se evita confrontar directamente al enemigo, generalmente atacándolo de forma imprecisa a escondidas.

Esa concepción de lucha ha permanecido y tal parece que se ha renovado en otra muy parecida, más actualizada; a ella se le ha denominado híbrida en la cual sus actores utilizan toda clase de medios y procedimientos como la insurgencia, el terrorismo e incluso otros más sofisticados mediante el empleo de las últimas tecnologías y en las que la influencia sobre la población resulta vital. Los conflictos híbridos contienen acciones de diferentes características que contienen implícito el propósito el de desestabilizar al estado funcional y provocar una polarización de su sociedad; los grupos híbridos tratan de influenciar a los estrategas políticos más destacados; por ejemplo, los de la educación, sindicatos, medios de producción, en las redes sociales, procesos electorales. en los que se pueda llegar a erosionar la soberanía de países objetivos.

Las amenazas híbridas siempre están orientadas a perseguir y hacer menor la intensidad de las fuerzas contrarias, por eso pretenden erosionar la confianza de los ciudadanos en sus instituciones; generar desconfianza en el sistema democrático, político y administrativo; socavar la cohesión social o los modelos sociales establecidos, de las comunidades políticas o de las organizaciones internacionales, convencer de la decadencia de un sistema político a toda la población. El Ministerio de la Defensa de Colombia ha informado que en ciertos escenarios han detectado una asociación de miembros del ELN, disidencias de las Farc, Grupos del Clan del Golfos y otros más que atacan a soldados regulares.

Ahora bien, toda esa horda de acciones delictivas y de inseguridad que están viviendo muchas ciudades de nuestro país son manifestaciones que encajan perfectamente en todo el tema anteriormente comentado. Muchos colombianos, incluso algunas autoridades han expresado como causa de esta inseguridad a la inmigración, aunque otros opinan que esto no es un problema exclusivamente de la inmigración extranjera hacia nuestro país, pero es posible que ella forme parte de esas amenazas híbridas.


Más Noticias de esta sección