Más que el destino de un país

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Eduardo Barajas Sandoval

Eduardo Barajas Sandoval

Columna: Opinión

e-mail: eduardo.barajas@urosario.edu.co



Los miembros del Consejo Editorial del New York Times suscribieron hace dos semanas un artículo de opinión, bajo el título “Acabemos con nuestra crisis nacional”, escrito a varias manos, lleno de consideraciones fulminantes para sustentar una solicitud esperanzada: que los ciudadanos de los Estados Unidos voten en la elección presidencial, para preservar, proteger y defender a los Estados Unidos, ante las acciones de un presidente que, dicen, ha violado el juramento que hizo de cumplir esas tres obligaciones.

El llamado angustioso y la solicitud expresa de esos orientadores de opinión, por lo general ecuánimes, lleva el subtítulo de “El caso contra Donald Trump” y va acompañado de una catarata de cuestionamientos, sintetizados en las palabras corrupción, enfado, caos, incompetencia, mentiras y decadencia, que les llevan a la conclusión de que la campaña para la reelección del actual presidente “plantea la peor amenaza para la democracia americana desde la Segunda Guerra Mundial”.

En todas partes hay quienes consideran que, también para el mundo, cuatro años del mismo presidente producirían un estado de zozobra del cual ya se han tenido muestras dignas de preocupación. Basta con preguntarles a los aliados tradicionales de los Estados Unidos en todos los continentes, muchos de los cuáles se han sentido menospreciados, ignorados y tratados con una displicencia que pone en duda solidaridades que valdría la pena más bien fortalecer.

Naturalmente esa no es la única posición política ni una interpretación generalizada del momento, pues hay quienes acuden a las urnas movidos por convicciones totalmente contrarias, en una competencia de resultado incierto que tiene en ascuas al mundo entero y como actores a los votantes de un solo país.

Lo anterior se explica por el hecho de que, gústenos o no, la influencia de los Estados Unidos en el rumbo de los acontecimientos internacionales sigue siendo enorme. Por lo tanto, la amenaza de reiteración de desvaríos en su gobierno podría contribuir a la acentuación de un desorden general. Y ello es así pues las “responsabilidades” de quien ocupe la Casa Blanca van mucho más allá de las fronteras de la Unión y de las conveniencias comerciales, e implican apoyos de naturaleza política, concepciones de valor estratégico, y sostenimiento de un diálogo amplio sobre diferentes aspectos de la vida contemporánea.

La Unión Americana, que se presentó en público después de cuatro siglos de gestación como el último grito de la avanzada de Occidente, con la bandera del capitalismo en la mano y la pretensión de ser modelo, defensora y símbolo de la saga democrática, se ha convertido en una república llena de debilidades. Además de advertir las diferencias del valor del voto ciudadano dentro de su sistema electoral y la presencia reiterada de un racismo que contradice el discurso democrático más elemental.

Estamos ya muy lejos de aquellos colonos que trataron de reproducir en Rhode Island el ambiente británico de sus ancestros en un continente nuevo. Parecerían cada vez más olvidados los principios proclamados por los “padres fundadores”, en favor de ese país como bastión de la libertad. En cambio, en pleno Siglo XXI, parecería que alguien quiere reeditar, vestido de populismo, el discurso del “destino manifiesto”, que atribuía a los Estados Unidos una condición de “pueblo escogido”, como argumento para expandirse , depredar e imponer a otros sus condiciones y su voluntad.

En todo caso, la proclama de volver a “América grande otra vez”, pieza retórica utilizada a la cabeza de toda una serie de argumentos aparentemente vacíos, ha hecho ya mucho daño, con su acompañamiento de demostraciones inverosímiles de irrespeto por las instituciones, desconocimiento del mundo y recurso a la mentira.

A pesar de los recovecos de un sistema electoral que refleja solo de manera indirecta la voluntad popular, es posible que caiga más de un muro, si el candidato demócrata consigue llegar a la presidencia. No se trata del muro propuesto para detener, en contra del reloj de la historia, la entrada de los latinos, que, con su trabajo, su idioma, su música y su comida, ya se han tomado buena parte de los escenarios de la vida estadounidense, y van cambiando de manera irreversible la índole del país. Más bien se trata de las paredes internas de un laberinto de segregación al interior de una Unión fundada como espacio de libertad, con las puertas abiertas para todos.

Si gana Trump, los Estados Unidos seguirán cada vez más perdidos en su propio laberinto. Y detrás de ellos los aliados incondicionales de su modelo para los Estados Unidos, como en comparsa liderada por un empresario improvisado como político, que vocifera todo lo que se le viene a la cabeza, sin respeto por la verdad, y que alguien ha calificado como híbrido de bufón y pregonero apocalíptico. Todo está en manos de unos electores que, en su mayoría, parecerían no tener conciencia de las consecuencias de su decisión. Mientras el mundo espera.


Más Noticias de esta sección

Publicidad