¿Tasajera en llamas? Sí, un infierno en la tierra

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Rafael Bustamante Rolón

Rafael Bustamante Rolón

Columna: Opinión

Correo:
 raafabustamante@gmail.com
Twitter: @de_aquel 


El pasado lunes 6 de julio, en el humilde corregimiento de Tasajera-Pueblo Viejo, se presentó un fatal y lamentable hecho en el que desafortunadamente perdieron la vida varias personas y muchas más resultaron heridas al intentar saquear el contenido de un camión cisterna cargado con gasolina.

En esta ocasión me permito escribirles sobre este corregimiento, el cual, desde hace muchos años vive en total abandono y en condiciones indignas, situación que para muchos de sus habitantes es el infierno. Pero entrando un poco más al tema social, de su comunidad se habla negativamente, ya que muchos son los comentarios, lo cuales se encargan de tildarlos de saqueadores y oportunistas. Este es un sector que produce temor a los muleros o a cualquier otra persona que se transporte en un vehículo, puesto que si varado queda corre el riesgo el conductor de que atenten contra su integridad física. Eventos como el sucedido y que tuvo un desenlace fatal se han venido presentando desde hace muchos años, esta vez para su infortunio no les resultó como siempre, esta vez sucumbieron ante las llamas. Muchas personas justifican el actuar de esta comunidad (no todos sus integrantes son así) por la falta de oportunidades, si bien se sabe que viven en condiciones infrahumanas, y que esto lleva un tiempo así y lo único que conocen es vivir de tal manera, lo que sucedió lo considero un acto de irresponsabilidad y falta de sentido común, puesto que, por más que el botín conseguido al ser vendido supliría alguna de sus necesidades y más ante el panorama desolador en esta pandemia, era necesario dimensionar que no era un camión de arroz: era gasolina, por ende fueron totalmente inconscientes.

De mi parte no justifico actos como estos, independientemente del contenido del camión, pues esto es un hurto y por lo tanto es un acto que no se debe justificar porque si maquillamos necesidad con delincuencia iremos minimizando las responsabilidades de cada persona en la sociedad solo por su estado y su condición. Y claro, hay que sobrevivir pero no de esta manera y si bien muchos de los habitantes justifican que no cuentan con los elementos para suplir sus necesidades básicas y los medios para desarrollarse como comunidad cierto es que ellos por muchos años han permitido su paulatino olvido cuando tienen el poder de cambiar su destino y esto sucede cada cuatro años cuando pueden elegir acertadamente a sus gobernantes, pero que de momento se venden al peor postor, y es que de nada sirve una canasta de cerveza, cincuenta mil pesos, un mercado para menos de quince días si los siguientes años estarán en la misma situación, viviendo sin oportunidades y en condiciones infrahumanas, viviendo en un infierno que pueden parar. Hay grupos que brindan la oportunidad de salir adelante, los intentan ayudar, pero no aceptan, no hay que generalizar porque cierto es que los más jóvenes vienen saliendo de las redes de una mentalidad construida durante años, tejida con lo peor que puede existir para el ser humano; conformismo. Que no pueden surgir eso creen, así se lo han hecho creer, pero los que entendemos su situación no debemos permitir esto, alzar la voz por ellos, intervenir su comunidad buscar quienes deseen un cambio significativo y de esta manera llegaremos más rápido a la raíz del problema, que entiendan que merecen más y no están solos.


Publicidad