Amenazas latentes

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Eimar Pérez Bolaños

Eimar Pérez Bolaños

Columna: Opinión

e-mail: eimar.perez@unad.edu.co


El “Covid-19” no solo es una amenaza en la salud global, sino también podría ser una advertencia de confrontación geopolítica lesiva para la condición humana; incluso más que el mismo virus. Tanto así que, ya se reflejan los colapsos económicos en los mercados de valor, teniendo en cuenta las medidas de “seguridad” indicadas por la OMS, como los aislamientos y cuarentenas; estas deben ser asumidas en los países con casos comprobados de la enfermedad.

En consecuencia, los medios de comunicación se han encargado de reproducir la amenaza del Covid-19, generando el pánico y caos colectivo. No escatiman instante para informar sobre la proliferación del virus en distintas regiones del planeta (70 países aproximadamente). Sin embargo, bajo ese contexto, otros problemas humanos dejan de ser prioritarios en su heraldo, como, por ejemplo: los migrantes que tanto eco tenían hace unos meses y que supuestamente representaban una amenaza a las economías mundiales. La corrupción, que siempre se ha visto como uno de los problemas con mayor incidencia en la política global. No menos importante, el narcotráfico, el cual, en los países con mayor consumo, se implementan políticas intervencionistas para combatirlo, dejando víctimas, desplazamientos y crisis social. Por mencionar otro ejemplo, las luchas ideológicas defensoras de regímenes tanto de izquierda como derecha, que también generan la zozobra constante de una guerra nuclear; esto último se invisibiliza, pero no desaparece la tensión, antes se reafirma con sutileza.

Como observamos, las circunstancias históricas de desequilibrio social y amenazas latentes, son promovidas con unos fines implícitos. Pero ¿cuál es la finalidad de generar una desestabilización global poniendo en riesgo la vida? o ¿Quién provoca la desestabilización o son dinámicas propias de la misma naturaleza? Michel Foucualt, hace algunos años afirmaba que son formas de control y administración de la vida “el poder era ante todo derecho de apropiación: de las cosas, del tiempo, de los cuerpos y finalmente de la vida; culminaba en el privilegio de apoderarse de esta última para suprimirla”. ¿En esa administración de la vida, acaso se está promoviendo un plan de exterminio sistemático global?

Cabe anotar que, en el siglo XIX de acuerdo con el pensador francés, emergen una serie de dispositivos que hoy por hoy se constituyen en instrumentos más eficaces de dominio y de poder. “el poder reside y se ejerce en el nivel de la vida, de la especie, de la raza y de los fenómenos masivos de la población” (Foucault, 2017). Con todo lo mencionado, no quiero decir que el “Covid-19” no exista, o que no afecte a la salud humana. Pero, si asevero que coincide históricamente con otro tipo de fenómenos provocados como táctica política, que han dejado muchas víctimas fatales, también de impacto y “espectáculo” global. Por eso, en cada amenaza, los medios se ufanan por reproducirlas, porque en su mayoría obedecen a instrumentos de control y administración de la vida. (Biopolítica).

En conclusión, el Covid-19, no es la única amenaza latente en estos momentos, aunque si la que más eco tiene. Por el contrario, existen otro tipo, incluso más evidentes, más letales, como lo es, la desnutrición, la instrumentalización de la justicia al servicio del poder, la desinformación, la precariedad de los sistemas de salud y el deterioro del ambiente. O quizás seamos los seres humanos la amenaza constante a nuestra propia naturaleza. Por eso, con mucha certeza Hobbes afirma que Homo homini lupus (el hombre es lobo para el hombre).


Más Noticias de esta sección