¡Osama!

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Carlos Payares González

Carlos Payares González

Columna: Pan y Vino

e-mail: carlospayaresgonzalez@hotmail.com



Osama Bin Laden se hace visible con ocasión del genocidio del 11 de septiembre de 2001, cuando comandos suicidas estrellaron unos aviones civiles de pasajeros en New York, Pensilvania y Washington, provocando aquella carnicería de inocentes que aún hoy conmueve la sensibilidad del mundo amante de la vida, de la paz y la contienda civilizada.

No se sabe a ciencia cierta por cuál recóndita razón ese multimillonario saudí, Bin Laden, emprende el camino del terrorismo, particularmente en contra de los Estados Unidos de Norteamérica, aunque tampoco escaparon a su furia desenfrenada algunos países africanos, como Kenya por ejemplo, pero sea cual fuere ese motivo hay algo que también repugna en el proceder de este funesto personaje y es que haya enarbolado para su maldita cruzada el nombre de una religión tan respetable como es y lo será el Islam.

Nada tuvo de santa la empresa mortífera de Bin Laden, porque sin duda fue más bien el cumplimiento de un mandato emanado de la profundidad del infierno. Detrás de los actos demenciales de este naciente Atila no tendría por qué estar Alá, porque Alá es grande, como si lo tuvo que estar el mismo Lucifer.

Solemos decir en términos coloquiales que muerto el perro muerta la chanda, pero no se crea que aquí vaya a ocurrir lo mismo.

Murió Bin Laden en su ley, como haciéndose verdad aquellas palabras bíblicas que nos dicen que el que a hierro mata a hierro muere. Falleció Bin Laden, pero ahí queda la chanda porque el terrorismo infortunadamente no murió con él y todos los gobiernos en el mundo tendrán que permanecer alertas ante la eventualidad de más y más ataques de los conmilitones y sucesores del terrorista por excelencia de estos tiempos de ahora.

La muerte de Osama Bin Laden por ningún motivo será para lamentarla. Todo lo contrario, hay que celebrarla.

Tiro al aire: no confundamos Osama con Hosanna, porque Hosanna quiere decir ¡sálvanos Señor!, mientras que Osama es sinónimo de destrucción y muerte.

 



Más Noticias de esta sección

Publicidad