A cuidados intensivos

Editorial
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Los más de ochenta millones de turistas extranjeros que llegaron en 2019 a España marcaron un nuevo récord de visitantes y confirmaron al turismo como la gran locomotora de la economía española. Un empuje que ahora peligra por los efectos de la Covid-19, que ha puesto contra las cuerdas a un sector que aporta el 12,3% del PIB español.

El pasado año, 83,7 millones de personas llegadas del exterior eligieron a España como su destino vacacional. Un número que supone un incremento del 1,1% respecto al año precedente. La cifra confirmaba además de un nuevo récord en el número de visitantes, el del gasto de turistas extranjeros, que se elevó en un 2,8 %.

El origen de la mayor parte de visitantes fueron países del entorno español; Reino Unido, Alemania y Francia. Entre los visitantes del resto del mundo sobresalen China y Japón, aunque todavía muy alejados de los países europeos; por comunidades autónomas, Cataluña fue la que más visitantes recibió con el 23,1 %, seguida de Baleares, con el 16,3% y Canarias, el 15,7%.

En cuanto al peso del sector en la economía española, en enero de 2020 que el turismo cerró el ejercicio de 2019 con 2,4 millones de afiliados, lo que supuso un crecimiento del 3,2% en términos relativos y de 75.026 trabajadores en términos de empleo. Esto confirma que el turismo aporta a la economía nacional, además del 12,3% del PIB, el 12,7% del empleo en España.

España acabó el pasado año con un crecimiento del 2 %, cuatro décimas menos que en 2018, marcado por las tensiones comerciales internacionales, el Brexit y los signos de ralentización en China. Un dato que tenía además una nota negativa añadida, ya que suponía el dato de crecimiento más bajo desde el año 2014, cuando España empezó a salir de la crisis de 2008.

Para este ejercicio las previsiones apuntaban a un crecimiento de alrededor del 1,6 %. Una cifra que según diversos expertos marcaría la velocidad de crucero de la economía española en los próximos años. Unos pronósticos que la irrupción de la pandemia provocada por el virus Covid-19, no solo pone en duda, si no que puede derivar en números negativos con el peligro de una recesión en el horizonte. El cierre obligatorio de hoteles y otros establecimientos turísticos, decretado por el Gobierno para intentar parar la pandemia en España, ha afectado a los 12.559 establecimientos hoteleros abiertos en el país, con 550.476 habitaciones y 1,137 millones de plazas, atendidas por 162.420 empleados.

Por el momento, y aunque no es el único sector afectado, el turismo está seriamente tocado; se prevé que en España podría afectar a alrededor de 350.000 empleos en el sector turístico y de viajes. A nivel mundial la estimación es de unos 50 millones de pérdidas de puestos de trabajo, es decir, entre el 12 y el 14 %. Un dato que según la misma fuente, dependerá de la duración de la crisis, ya que se estima en un millón los empleos que el sector pierde cada día.

Con relación a España, Exceltur, el lobby que representa a 29 de las empresas más importantes relacionadas con el turismo en España, se calcula que las pérdidas a causa del coronavirus podrían llegar a 56.000 millones de euros: también se apunta a que la cifra de viajeros perdidos en España será de al menos 27,24 millones de viajeros entre los meses de marzo y mayo, lo que significa que los hoteles dejarán de ofrecer más de 80 millones de noches como consecuencia del bloqueo del turismo en prácticamente todo el mundo.

Con la crisis sanitaria en su momento más dramático, y con la temporada de verano, la más importante para el sector turístico, a punto de comenzar, será vital para la economía española y el turismo que la pandemia no se prolongue durante mucho tiempo; también que las medidas adoptadas por el Gobierno español sean efectivas y consigan paliar los efectos negativos en la economía.


Más Noticias de esta sección

Publicidad