Bajo la sombra del COVID-19

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size
Los ministros de Economía y gobernadores de los Bancos Centrales de los países miembros del G20 comenzaron la reunión sectorial preparatoria de la cumbre de noviembre con la mirada puesta en la fiscalidad internacional y el desarrollo económico bajo la sombra del coronavirus.

Las preocupaciones de la comunidad internacional por el COVID-19 han estado presentes también en Riad y ha ocupado parte de las primeras intervenciones en la antesala de la cumbre de Riad, que por primera vez alberga este evento; el pronóstico es que la enfermedad le costará una décima de crecimiento a la economía mundial este año.

También se está mirando escenarios más graves en los que la expansión del virus continúa por más tiempo y más globalmente y con consecuencias más prolongadas. La cooperación global es esencial para contener el COVID-19 ya que ahora es el momento de reconocer el riesgo potencial para estados y países con fragilidades y sistemas de salud débiles.

Más allá de la preocupación por esta enfermedad, las reuniones del G20 comenzaron con una introducción previa a uno de los temas estrellas del evento: la fiscalidad Internacional, un asunto que viene precedido por las tensiones derivadas de la denominada tasa Google entre Europa y Estados Unidos.

Los estadounidenses, prefieren un sistema unificado desde diferentes sistemas fiscales nacionales; los franceses, hacen hincapié en recordar la incoherencia de que gigantes tecnológicos no paguen impuestos y los ciudadanos comunes sí, subrayando que esta es una cuestión clave en el siglo XXI.

Es el último de los rifirrafes de una larga saga de fricciones entre Estados Unidos y la Unión Europea que se repitieron en la revisión de la política comercial de los Veintisiete en el marco de la Organización Mundial del Comercio, OMC.

Allí Estados Unidos manifestó su decepción por qué varios miembros de la UE hayan adoptado o se acerquen a la adopción de estos impuestos, que parecen diseñados para aumentar sus ingresos a costa de determinadas firmas estadounidenses. El de la fiscalidad internacional será sin duda uno de los asuntos importantes.

Los países que apoyan este tipo de impuesto apuestan por un consenso en el marco de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Ocde, con criterios que puedan ser compartidos de manera amplia; pero la agenda de la reunión de Arabia Saudí va más allá. También forma parte del temario la situación financiera internacional y los retos de las transacciones digitales.

Está previsto que los jefes de las economías de los 20 analicen el marco económico actual y los objetivos de cohesión social, un punto en que la anfitriona Arabia Saudí ha incidido con su reivindicación del acceso a oportunidades para todos; la reunión forma parte de las reuniones preparatorias con vistas a la Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del G-20 que tendrá lugar en Riad el 22 y el 23 de noviembre.

El G-20 está formado por Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Rusia, Arabia Saudí, Sudáfrica, Corea del Sur, Turquía, el Reino Unido, Estados Unidos y la Unión Europea; además España es invitado permanente, mientras que Jordania, Singapur y Suiza están invitados a la reunión

Más Noticias de esta sección

Publicidad