Aves endémicas, un tesoro en la Sierra Nevada de Santa Marta

Chaetocercus astreans – Rumbito de Santa Marta El rumbito de Santa Marta es una de las 6 especies endémicas de colibríes en la Sierra Nevada de Santa Marta, y con apenas 6 cm de longitud seguramente es el más pequeño de todos ellos, hay que estar muy atentos para no confundirlo con un abejorro.

Santa Marta 496 años
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


La capital del Magdalena cuenta con el 36,7% de las aves endémicas de Colombia, 27 de ellas se pueden observar en la Sierra Nevada de Santa Marta.

Por: Daniela Peñarredonda
Redacción EL INFORMADOR

Fotos: © Sebastián Ballesteros - avesdesantamarta.org

Además de playas, atardeceres espectaculares, un morro guardián de la Bahía y diversos sitios turísticos, Santa Marta alberga 29 especies de aves endémicas de las 79 exclusivas de Colombia; además de 45 subespecies con este mismo carácter.

En la Sierra Nevada de Santa Marta se pueden observar 28 de estas especies endémicas, es decir, únicas en el mundo. Este sistema montañoso es uno de los principales centros de endemismo del neotrópico, son pocos los lugares con tanta diversidad. Por ello, fue declarada hace unos años como uno de los lugares más irremplazables en el mundo, cualidad que en América ha sido dada a pocos lugares, entre ellos las Islas Galápagos.

Guacharacas, hojarasqueros, reinitas, gorriones, hormigueros, búhos, loros, y siete especies de colibríes, son algunos de los tipos de aves de Santa Marta que encontramos en la Sierra Nevada y que pertenecen en total a 13 familias (categoría taxonómica). La mayoría están ubicados a una altura superior a los 600 msnm.


Pyrrhura viridicata – Periquito de Santa Marta  El único loro endémico de las montañas de Santa Marta es una especie amenazada por la pérdida de hábitat, y se cree que quedan menos de 5000 individuos en toda la Sierra Nevada. Cada año miles de turistas extranjeros suben al sector de la cuchilla de San Lorenzo a conocer esta hermosa ave.

De acuerdo con el biólogo Carlos Villa De León, director de proyectos de la Asociación de Observadores de Aves de Santa Marta y el Caribe, la Sierra Nevada de Santa Marta es privilegiada por su ubicación geográfica separada de la Cordillera de los Andes, lo que permitió allí el desarrollo de especies únicas. Es similar a una ‘isla’ donde podemos encontrar “una gran diversidad, no solamente de aves, sino de mamíferos de anfibios, reptiles, plantas y muchas de estas especies son endémicas”.

Lea también: Santa Marta, el mejor lugar para el avistamiento de aves  

En total el Magdalena cuenta con 662 especies de aves de las cuales Santa Marta alberga 202 y 29 de ellas son exclusivas de este territorio, también cuenta con 42 subespecies endémicas.

En total el Magdalena cuenta con 662 especies de aves de las cuales Santa Marta alberga 202 y 29 de ellas son exclusivas de este territorio, la mayoría en sus nombres comunes incorporan el lugar de origen, tal como el Periquito de Santa Marta (Pyrrhura viridicata), el Atrapamoscas de Santa Marta (Myiotheretes pernix), el Arañero de Santa Marta (Basileuterus basilicus), el Tororoi de Santa Marta (Grallaria bangsi), Rumbito de Santa Marta (Chaetocercus astreans), el gorrión montés de Santa Marta (Atlapetes melanocephalus), entre otros.

Atlapetes melanocephalus – Gorrión montés de Santa Marta Entre los 1500 y 3200 m s.n.m. se encuentra esta especie endémica de la Sierra Nevada de Santa Marta, esto significa que no se encuentra en ningún otro lugar del mundo.

La conservación, el punto clave

Cuidar la Sierra Nevada de Santa Marta, declarada Reserva de la Biósfera de la Unesco en 1979, debe ser una prioridad para la ciudad y los departamentos de Cesar y La Guajira, que comparten jurisdicción sobre ella. El 69% de las especies de aves endémicas de este lugar se encuentran amenazadas o casi amenazadas por lo que requieren medidas urgentes de protección.

Pero la conservación no se trata solo de cuidar los bosques, de acuerdo con el biólogo Villa De León, todo lo que se hace en la ciudad, repercute en este sistema montañoso que se encuentra en este territorio.

Carlos Villa De León, biólogo, director de proyectos de la Asociación de Observadores de Aves de Santa Marta y el Caribe.
Carlos Villa De León, biólogo, director de proyectos de la Asociación de Observadores de Aves de Santa Marta y el Caribe.

 

“Es importante que sepamos que tenemos ese tesoro ahí. La Sierra Nevada es de suma importancia, que comencemos a ser conscientes de que lo que hacemos aquí abajo [la ciudad] repercute allá arriba [la Sierra Nevada]”, indicó el biólogo.

Resaltó que la ciudad y la Sierra Nevada no son espacios desconectados, al contrario, están conectados, de tal forma que los procesos de conservación se puedan hacer los hogares de cada samario y en el diario transcurrir de la ciudad, va a repercutir ‘allá arriba’. De allí la importancia, que la ciudadanía sea consciente de la conservación de las cuencas, la no contaminación de ríos y demás.

Amazilia tzacatl – Amazilia colirrufa.  Un colibrí común en bosque seco tropical, su característico pico rojo y el color café de su cola los distinguen de otros colibríes en la región.
Amazilia tzacatl – Amazilia colirrufa. Un colibrí común en bosque seco tropical, su característico pico rojo y el color café de su cola los distinguen de otros colibríes en la región.

 

A futuro, podrán ser más especies endémicas

De acuerdo con el biólogo Carlos Villa, a través de investigación científica y evaluaciones técnicas, algunas las 45 especies subespecies endémicas podrían tener opción de ser elevadas al rango de especies endémicas, una categoría taxonómica superior, dependiendo de las condiciones particulares de conservación.

Los expertos deberán evaluar si estas subespecies endémicas en realidad tienen características que las hacen únicas, que en realidad sean merecedoras de estar en la categoría de especie.

¿Dónde observar estas aves?

El aviturismo o turismo de observación de aves ha venido creciendo a nivel local en los últimos años. Turistas de Norteamérica, Europa e incluso de Asia, vienen hasta Minca y la Sierra Nevada de Santa Marta para admirar la belleza de las más de 600 especies que allí se pueden observar.

El Dorado es una de las reservas proaves en la cual se encuentran especies endémicas de fauna y flora. Está ubicada sobre la Cuchilla de San Lorenzo, jurisdicción de Minca. Allí se pueden observar aves como el periquito de Santa Marta, el atrapamoscas de Santa Marta, el chamicero serrano y otros.

Actualmente, existen agencias turísticas que ofrecen tours en torno a la observación de aves que incluyen la Sierra Nevada de Santa Marta, la Ciénaga Grande de Santa Marta y algunos sitios en La Guajira como el Santuario de Flora y Fauna ‘Los Flamencos’ o la Serranía del Perijá.

Thraupis episcopus – Azulejo  Una tangara muy vistosa, característica por sus tonos azulados, infortunadamente, quizá por la belleza de su plumaje es muy común observarla enjaulada en la región Caribe. Disfrutemos nuestras aves y biodiversidad en libertad.
Thraupis episcopus – Azulejo Una tangara muy vistosa, característica por sus tonos azulados, infortunadamente, quizá por la belleza de su plumaje es muy común observarla enjaulada en la región Caribe. Disfrutemos nuestras aves y biodiversidad en libertad.

 

Eupsittula pertinax – Cotorra carisucia Las grandes bandadas de esta cotorrita, en ocasiones más de 200 individuos, alegran las tardes de los habitantes en el centro y la playa de la ciudad de Santa Marta; suelen hacer sus nidos en termiteros y oquedades en árboles. Reciben su nombre común por el característico color café amarilloso en su cara, contrastante con el verde de su cuerpo.
Eupsittula pertinax – Cotorra carisucia Las grandes bandadas de esta cotorrita, en ocasiones más de 200 individuos, alegran las tardes de los habitantes en el centro y la playa de la ciudad de Santa Marta; suelen hacer sus nidos en termiteros y oquedades en árboles. Reciben su nombre común por el característico color café amarilloso en su cara, contrastante con el verde de su cuerpo.

También le puede interesar: La Ciénaga Grande, destino para el avistamiento de aves

Campylorhynchus griseus – Chupahuevo Un cucarachero, que, a diferencia de los otros de su familia en la región, se caracteriza por su doble coloración, lo cual lo hace muy llamativo, es muy común en áreas urbanas. De acuerdo a la tradición en la región se come los huevos de las gallinas, aunque es principalmente insectívoro y consume algunas frutas pequeñas.
Campylorhynchus griseus – Chupahuevo Un cucarachero, que, a diferencia de los otros de su familia en la región, se caracteriza por su doble coloración, lo cual lo hace muy llamativo, es muy común en áreas urbanas. De acuerdo a la tradición en la región se come los huevos de las gallinas, aunque es principalmente insectívoro y consume algunas frutas pequeñas.

 

Invitación a los samarios

Por último, el biólogo Carlos Villa De León, extendió una invitación a los samarios a visitar la Sierra Nevada de Santa Marta. “Es necesario que comencemos a conocer, que nos demos la oportunidad de ir a la Sierra y conocerla. Ya hay muchas empresas organizadas (…) ofrecen paquetes turísticos (…), hace falta mayor divulgación de ese tipo de turismo para que comencemos a apropiarnos de él, a vivirlo, a vivir la experiencia”, indicó.

No hay que ser un experto en aves para admirar la belleza de las aves que engalanan con su canto los bosques y demás espacios naturales. Es importante conocerlas para quererlas y generar acciones en pro de su cuidado y conservación.

EL DATO 

La Sierra Nevada de Santa Marta fue declarada como uno de los lugares más ‘irremplazables’ del mundo de acuerdo con una evaluación de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Trogón
Trogón

 

Las 9 aves que llevan el nombre de Santa Marta

Nueve aves de la Sierra Nevada honran a la ciudad en su nombre científico. Una sola especie y ocho subespecies endémicas tienen como ‘apellido’ el nombre de la ciudad en latín:

1. Scytalopus sanctaemartae - Churrín de Santa Marta, especie endémica exclusiva de la Sierra Nevada de Santa Marta. Es similar a un ratón pequeño, su plumaje es gris oscuro.

2. Trogón personatus sanctaemartae – Trogón enmascarado, subespecie endémica exclusiva de la Sierra Nevada de Santa Marta. De colores vistosos: verde, rojo y pico amarillo. Posee una cola alargada blanca con rayas negras.

3. Xiphocolaptes promeropirhynchus sanctaemartae - trepatroncos gigante, subespecie endémica exclusiva de la Sierra Nevada de Santa Marta. Es de color marrón y su característica es el pico largo.

4. Lepidocolaptes lacrymiger sanctaemartae – trepatroncos montañero, subespecie endémica exclusiva de la Sierra Nevada de Santa Marta.

5. Asthenes wyatti sanctaemartae – canastero ayado, subespecie endémica exclusiva de la Sierra Nevada de Santa Marta.  Es un pájaro pequeño, de color pardo, tiene manchas oscuras en la espalda y las partes inferiores sin rayas.

Quizás le interese: En Santa Marta se pasea el halcón peregrino, ave más veloz del mundo  

6. Catharus fuscater sanctaemartae – zorzal sombrío, subespecie endémica exclusiva de la Sierra Nevada de Santa Marta.

7. Turdus olivater sanctaemartae – zorzal cabecinegro, subespecie endémica exclusiva de la Sierra Nevada de Santa Marta. 

8. Myioborus miniatus sanctaemartae – abanico pechinegro, subespecie endémica exclusiva de la Sierra Nevada de Santa Marta.  Es un pájaro pequeño, sus partes superiores son color gris oscuro, el pecho y abdomen de color amarillo. Su cola tiene forma de abanico.

9. Chamaepetes goudotii sanctaemarthae – pava maraquera, subespecie endémica de Santa Marta. Su plumaje es color oliváceo oscuro, sus patas naranjadas, la cara desnuda y la base de la mandíbula son azules.

Nota: Las ilustraciones son de referencia, corresponden a la especie, pero no a la subespecie.

Entrevista: 



Xiphocolaptes
Xiphocolaptes





Escrito por:
Autor: Arnol Sarmiento Cueva

Publicidad