Invasión de espacio público en El Rodadero, un mal que no acaba

El espacio público también es ocupado por letreros de restaurantes o establecimientos.

TEMA DEL DÍA
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Esta problemática no es nueva; sin embargo, con la renovación del Camellón de El Rodadero, la situación afecta la imagen de Santa Marta como ciudad turística.

Las autoridades reconocen el problema; no obstante, las acciones no son suficientes según la comunidad y los sectores afectados, teniendo en cuenta que la situación no cesa.

EL INFORMADOR consultó con la comunidad para entender cómo les afecta y con las autoridades para conocer qué se está haciendo desde la Administración Distrital frente a esta coyuntura.

Por: Oscar Mendinueta
Redacción EL INFORMADOR


En el Camellón de El Rodadero existe un mal que no acaba, debido a que se presenta una preocupante situación de invasión de espacio público por parte de vendedores informales o estacionarios que comercializan productos como alimentos de bajo costo y bebidas alcohólicas en sectores de vía peatonal o ciclovía, impidiendo la libre movilidad de las personas que visitan este atractivo de Santa Marta, lo cual refleja una mala imagen de la ciudad desde el punto de vista turístico y afecta al comercio formal.

El pasado 22 de octubre EL INFORMADOR conoció que a través de redes sociales la concejal Miguelina Pacheco se pronunció frente a este tema denunciando por medio de un video un “restaurante al aire libre” en el cual se aprecia claramente cómo se comercializa comida rápida en el espacio público sin ningún tipo de medidas sanitarias, políticas de limpieza, aseo o de manipulación de alimentos.

El Distrito manifestó que a través de la Secretaría de Gobierno se realizan operativos de control en la ocupación ilegal del espacio público en el Camellón de El Rodadero.

“El tema de los vendedores estacionarios informales es una problemática que tiene sus orígenes y es la poca oportunidad de trabajo formal existente que conlleva precisamente a que se haya incrementado el trabajo informal en El Rodadero, uno de los sitios turísticos más importante y visitados en la ciudad. Estas ventas callejeras es el resultado de múltiples causas, como la migración, el desempleo, la demanda de alimentos económicos, pero eso no significa que exista un desorden, sino que estén organizados, porque por El Rodadero ya es casi imposible transitar”, estableció la concejal Miguelina Pacheco en conversación con EL INFORMADOR.

Sobre el video en el que se muestra una venta de comida a mitad de la calle, la concejal sostuvo que “allí se ve reflejado como realizan por ejemplo una pizza, donde carecen de condiciones adecuadas de preparación, de manipulación, están sin guantes, sin gorros, sin las mínimas normas de seguridad sanitaria. Necesitamos más controles, más operativos por parte de la Udep, la policía y la Secretaría de Gobierno, que hagan presencia en El Rodadero. Los operativos deben garantizar que los vendedores informales no invadan la zona peatonal”.

Le puede interesar: Continúa invasión del espacio público en El Rodadero


La ‘confianza legítima’ otorgada a los vendedores ambulantes y estacionarios en El Rodadero es un derecho constitucional.

“La situación afea a la ciudad”: Veeduría Distrital

EL INFORMADOR consultó con el presidente de la Veeduría Distrital, Idelfonso Orozco, quién expresó que la situación es grave y le da una mala imagen a la ciudad. “De alguna manera esto afea a la ciudad y a El Rodadero. El turismo seguro se lleva alguna impresión sobre el tema porque prácticamente es algo callejero y es una cuestión en la que ya se está viendo a El Rodadero como el Mercado Público. La situación es grave y hace falta organizar y reubicar a estas personas. Esto se debe a que en la ciudad no hay empleo y la gente vive del ‘rebusque’.


¿Qué dice la comunidad afectada?

La situación afecta al comercio formalizado de El Rodadero, en donde la comunidad manifiesta que hace falta más organización y piden al Distrito que genere estrategias con las cuales estos vendedores puedan trabajar bajo normas.

EL INFORMADOR consultó con Luis Sánchez, vicepresidente de la Junta de Acción Comunal de El Rodadero, quien denunció que la proliferación del comercio informal ha generado malestar entre los residentes, haciendo hincapié en el tema de la contaminación auditiva.

“Lo que se pide es que se respeten las normas. Hay gente que tiene sus negocios establecidos con permisos sanitarios como lo exige la ley y deben someterse a normas antiruido excesivo, así es en las demás ciudades del país, pero aquí no, aquí es el que más volumen ponga más vende y resulta que eso no es así.


Según la Secretaría de Gobierno, “no hay vendedor que pueda estar en el espacio público que no tenga confianza legítima”; sin embargo, esto no se cumple.

También están los que venden cervezas hasta la 5 de la mañana, entonces por qué razón los establecimientos formales deben cerrar a la 1 o sino los multan, y esta gente se queda hasta las 5:30 de la madrugada vendiendo cerveza y alquilando equipos de sonido”, estableció Luis Sánchez.

También le puede interesar: Denuncian invasión del espacio público en la playa de El Rodadero

Por otro lado, la Junta de Acción Comunal de El Rodadero presentó unos oficios ante la Alcaldía Distrital de Santa Marta en el cual solicitaban un derecho de petición sobre la problemática de El Rodadero en el que también subrayan el tema del estado actual del amoblamiento en el Camellón, que presenta diferentes fallas a tan sólo tres meses de ser inaugurado.

EL DATO
La SecGobierno a través de la Udep ha realizado 155 operativos de recuperación de espacio público durante el 2022.


“Estamos esperando respuesta. En esa carta establecemos la preocupación que tenemos frente al estado de las obras del Camellón. Contamos 132 averías y grietas que se están formando en el piso que se inauguró hace alrededor de tres meses. No es justo para los ciudadanos que una obra recién inaugurada ya presente huecos, no tiene sentido, fueron 14 mil millones de pesos invertidos. Por eso en la carta le preguntamos a la alcaldesa quién va a responder por eso, si un seguro, o la interventoría que no intervino bien para esa calidad de materiales, o el contratista, o nos toca otra vez del presupuesto del Distrito”, propuso el líder comunal.

Ver más: Invasión de espacio público sin control en Santa Marta


Además de la coyuntura del espacio público, la comunidad de El Rodadero denunció ante la Alcaldía el mal estado en el que se encuentra el inmueble del Camellón recién inaugurado.

El derecho de petición en cuestión fue remitido a la Alcaldía el pasado 12 de octubre y hasta el momento no ha tenido respuesta. Por otra parte, la Defensoría del Pueblo a través de la Defensoría Regional del Magdalena presentó otro oficio en respaldo a la solicitud de la JAC de El Rodadero en el que se solicita a la Alcaldía que “se ejecuten acciones que busquen garantizar los derechos de un ambiente sano a la comunidad del sector de El Rodadero y que se determine su situación real, y verificar así los mismos, haciendo seguimiento estricto de este caso”. También requirió ser informado “sobre las gestiones, actuaciones al respecto en condiciones de oportunidad, continuidad, eficiencia y calidad”.

“Se afecta la competitividad turística”: Cotelco
El principal sector afectado es la economía formal, la cual prácticamente depende del turismo en el sector de El Rodadero, por EL INFORMADOR consultó la posición del gremio turístico-hotelero de la ciudad, el cual estableció que la situación afecta la competitividad turística.

“Más que al sector turístico, esto le afecta es a la ciudad de Santa Marta en el tema de competitividad turística, en la formalidad en que le aporten a la economía de la ciudad en calidad del sector, seguridad, salubridad y respeto hacia el espacio público. No obstante, consideramos que aquellas personas que tienen sus permisos que no se hayan pedido reubicar, deberían respetar el espacio público y no montarlos como estacionarios”, expuso Omar García presidente de Cotelco Magdalena.


¿Qué responde la Administración?
Ante la situación, EL INFORMADOR se comunicó con la Administración Distrital para conocer su posición frente al problema de espacio público que se presenta en El Rodadero, la cual manifestó que no sólo se ejercen acciones de recuperación sino también de sensibilización con los comerciantes informales.

“La problemática de espacio público no es nueva dentro del Distrito, esto viene bajo unas condiciones políticas de hace más de 15 años que se otorgaban permisos y se dejaba el tema de confianza legítima y se autorizaba la ocupación del espacio público. En el 2012 mediante decretos se prohíben los permisos que se otorgan a las personas que ejercen una actividad económica en estos espacios y de ahí en adelante se inicia la lucha para controlar y mantener los espacios públicos, libres de ventas informales aparte de las que ya están reconocidas por medio de confianza legítima”, comentó Marcelino Cadavid, secretario de Gobierno Distrital.

LA CIFRA
34 metros cuadrados de espacio público se recuperaron con la intervención del Camellón de El Rodadero.


Seguidamente, afirmó que “el trabajo de la Secretaría de Gobierno no solamente es de acción de recuperación, sino de acción de socialización respecto al buen uso de estos espacios lo que lleva a que hoy en día tengamos un listado y unos censos y sepamos quienes no tienen derecho de ejercer la actividad económica en el espacio público. En El Rodadero tenemos varias acciones de indemnización donde hacemos una recuperación de espacio público para aquellos vendedores que no se le logró registrar dentro del espacio del Camellón. No todo está ahí es ilegal, los que estaban ahí antes de su construcción pidieron ser registrados nuevamente porque es un derecho constitucional”.


Escrito por:
Autor: Rony Barrera

Más Noticias de esta sección

Publicidad