El jaguar, un animal ancestral que representa la historia del Magdalena

El jaguar se asemeja mucho en apariencia física al leopardo pero generalmente es de mayor tamaño, cuenta con una constitución más robusta y su comportamiento y hábitat son más acordes a los del tigre.

Medio Ambiente
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Muchos magdalenenses lo consideran peligroso y hasta lo han llegado a cazar. Desde Corpamag se transmite que este animal no representa un peligro a la población y que hay que cuidarlo, ya que está en peligro de extinción.

Por: Simón Guillén.
Redacción EL INFORMADOR

La Panthera onca (Jaguar) es un carnívoro de la subfamilia de los Panterinos y género Panthera. Esta especie, de las cinco existentes en todo el mundo, es la única que se encuentra en el continente americano. Es el mayor felino de América y el tercero en el mundo.

Su historia se remonta a 10 millones de años atrás, antes inclusive, de que el continente americano fuese descubierto por Colón.

Se encuentra emparentado y se asemeja mucho en apariencia física al leopardo (Panthera pardus), pero generalmente es de mayor tamaño, cuenta con una constitución más robusta y su comportamiento y hábitat son más acordes a los del tigre (Panthera tigris). Si bien prefiere las selvas densas y húmedas, puede acomodarse a una gran variedad de terrenos boscosos o abiertos. Está estrechamente asociado a la presencia de agua y destaca, junto con el tigre, por ser un félido al que le gusta nadar.

Su historia y lo que representa para el mundo hace que instituciones como Corpamag se preocupen en demasía por conservarlo y mantenerlo vivo para el bienestar del ecosistema magdalenense.

Hace unos días, la institución informó que un Jaguar con dos crías habrían sido vistos en la vereda de Buenavista. Esto puso el debate sobre la mesa nuevamente: ¿Estos animales representan un peligro para la población?

 

Julieth Prieto, asesora de la subdirección ambiental de Corpamag, conversó con EL INFORMADOR y explicó el comportamiento de este felino. “Primero hay que aclarar que el Jaguar está en el territorio antes de que colonizaran las ciudades… el animal era un símbolo muy importante para las tribus Tayronas, es un animal histórico que representa a estas tribus y la Sierra Nevada y de esa manera debe ser visto y respetado” aseguró Prieto.

“Las comunidades se asustan porque desconocen la realidad de los territorios donde llegan a habitar, y si bien estos felinos son animales silvestres fieros, son animales que desde hace muchísimo tiempo atrás han convivido con las poblaciones humanas y no se ha registrado ataques directos del Jaguar a humanos… ellos son felinos grandes y son cazados simplemente por el temor que transmiten” agregó la especialista.

La presencia del felino con sus crías, representa una buena noticia para la protección de la especie ya que se encuentra en peligro crítico de extinción y es el depredador tope más importante en nuestro territorio. “La ventaja es que en la vereda Buenavista la gente es consciente que es un animal al cual hay que proteger, ellos no quieren hacerle daño”.

De igual forma, Corpamag compró unas cornetas que serán donadas a los pobladores de la zona como método ahuyentador auditivo para alejar a la fauna silvestre.

El jaguar es un felino que tiene una dieta sumamente amplia, por ello, los que verdaderamente podrían verse afectados por su presencia son los animales domésticos. “Ellos no diferencian entre un perro salvaje y uno doméstico” puntualiza Prieto y además agrega que desde Corpamag, se entregó las recomendaciones prácticas a la comunidad como el uso de ahuyentadores visuales, la instalación de espantapájaros, entre otras, para aplicar medidas de manejo que permitan mantener al felino lejos de los animales domésticos en las noches.

  El felino enseña a sus crías, desde edades muy tempranas, como cazar para luego dejarles vivir una vida ‘solitaria’ como tienen acostumbrado.

Si esta especie se extingue, habría peligro de plagas

“En Ciénaga ocurrió un caso en 2014. Un jaguar de la zona fue cazado debido a que había atacado a burro… con el tiempo nos llamaron que tenían un problema muy serio con los zorros plateados y con los zorros ‘chuchos’ que le dañaron los cultivos de maíz y yuca”.

Desde Corpamag transmiten que el Jaguar es una especie clave para la estabilización de los ecosistemas en los que habita; al ser un superpredador, regula las poblaciones de las especies que captura.

Acciones tomadas

Corpamag certificó en el pasado mes de noviembre, ocho fincas ubicadas en la Sierra Nevada de Santa Marta, con el sello ‘Jaguar Friendly’, otorgado en función al programa Hazte Amigo del Jaguar, promovido por la organización.

El proyecto fue impulsado en conjunto con la Fundación Proyecto de Conservación de Aguas y Tierras, ProCAT, Colombia con el objetivo de estipular nuevos acuerdos de conservación que involucren la protección de bosques y detener los inconvenientes existentes entre los habitantes y esta especie.

“Esperamos seguir seleccionando fincas de aquí en adelante, pero deben estar ubicadas en los sitios que sabemos son importantes para ese animal y todos los que están participando en ese piloto hacen parte de ese lugar. Son fincas que todavía tienen bosques grandes con cultivos bajo sombra y otras características que hacen que las presas que comen los jaguares sigan viviendo ahí, en eso radica la importancia”, explicó Diego Zárate, director científico de la Fundación ProCAT, el pasado mes de noviembre.

“El objetivo es recuperar esta población y para lograrlo hemos encontrado una enorme acogida de habitantes de la Sierra Nevada que están dispuestos a trabajar con estas entidades que además les darán una entrada mayor de sus productos al mercado internacional con precios preferenciales”, indicó Carlos Francisco Diazgranados, director de Corpamag, al diario El Tiempo.



Más Noticias de esta sección

Publicidad