Derecha lusa, a la caza del voto en el Portugal despoblado

Luis Montenegro, principal candidato de la derecha en las elecciones legislativas de Portugal, y la candidata al Parlamento Luso por el distrito de Guarda, Dulcineia Moura pasean conversando con vecinos.

Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


La campaña electoral finaliza el próximo viernes en ese país donde el domingo día 10 las urnas decidirán el próximo Gobierno tras más de ocho años de los socialistas en el poder.

Guarda (Portugal) (EFE).- El principal candidato de la derecha a primer ministro de Portugal, Luís Montenegro, fue a la caza del voto en el interior del país, junto a la frontera con España, una zona despoblada y envejecida a la que prometió más “oportunidades”.

Envuelto en un abrigo para hacer frente a los cinco grados de temperatura y acompañado por una charanga con panderetas, tambores y un acordeón, Montenegro, líder de la coalición electoral Alianza Democrática (AD) se acercó a Guarda, a 40 kilómetros de la frontera con la provincia española de Salamanca, para hablar con los vecinos.

Le puede interesar: Alarma por la crisis humanitaria en conflicto de RD del Congo

Tras tomarse un café en un bar de la plaza de la catedral para entrar en calor, Montenegro recorrió las calles del centro en una ‘arruada’, como se conoce en Portugal a las tradicionales caminatas a pie en las que los candidatos electorales se acercan a la población local.

Montenegro, presidente del Partido Social Demócrata (PSD, centroderecha), por ahora favorito en los sondeos para las elecciones del 10 de marzo, entró en más de una decena de comercios del centro, donde le pidieron sobre todo más trabajo en una región que ve marchar a sus jóvenes.

“Le dije que necesitamos trabajo para los jóvenes. Mi hijo es piloto y está desempleado”, explicó a EFE la farmacéutica Sandra, segundos después de hablar con Montenegro, al tiempo que aseguró que el Gobierno central tiene “muy olvidado” al interior del país.

Le puede interesar:  Bolsonaro se defiende de las acusaciones de golpismo

Los efectos de la despoblación, continuó, son visibles: “Esto es una calle comercial y está todo cerrado”.




Más Noticias de esta sección

Publicidad