Israel ordena nuevas evacuaciones en norte de Gaza

Palestinos que huyeron del norte de la Franja de Gaza y de la ciudad de Rafah se encuentran afuera de sus refugios junto a la playa de Deir Al Balah, en el sur de la Franja.

Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


La semana pasada, Israel retiró de forma temporal la última brigada de reservistas desplegada en la Franja de Gaza, dejando solo tropas regulares, informó hoy el Ejército.

Jerusalén (EFE).- El Ejército israelí ordenó la evacuación hacia el sur de dos barrios de la Ciudad de Gaza, norte de la Franja, y donde uno de cada seis bebés menores de dos años sufre desnutrición aguda, según un informe liderado por Unicef.

“Un llamamiento urgente a los residentes de los barrios de Zaytun y Turkmen en la Franja de Gaza”, divulgó esta mañana en árabe vía X el portavoz del Ejército israelí, Avichay Adraee.

Le puede interesar:  Panamá: crimen organizado "ganó" 820 millones de dólares moviendo migrantes por el Darién

“Por su seguridad, les invitamos a desplazarse inmediatamente por la avenida Salah al Din hasta el área humanitaria de Al Mawasi (sur)”, añadió aludiendo a una población extremadamente menguada, la del norte, que ya fue forzosamente desplazada a mediados de octubre.

Más del 80 % de la población de Gaza, o alrededor de 1,9 millones de personas, según agencias de la ONU, ya han sido desplazadas en 137 días de guerra, mientras que la crisis humanitaria, en el norte y en Rafah, el enclave más meridional, no deja de empeorar.

Le puede interesar:  Lula visitará Colombia en abril para asistir a la apertura de la Feria del Libro de Bogotá

En toda la Franja, el 70 % de los gazatíes menores de cinco años ha padecido diarrea en las últimas dos semanas, mientras que9 de cada 10 menores de dos años se alimenta como máximo dos veces al día, indicó anoche un nuevo informe del Grupo Mundial de Nutrición, grupo liderado por Unicef. “Esas cifras son asombrosas”, dijo hoy en una rueda de prensa virtual, junto a otras cinco oenegés, Jeremy Konyndyk, presidente de la asociación humanitaria Refugiados Internacional, quien alertó de que las condiciones actuales no podrían paliar una hambruna masiva.