¿Inspiración o copia?

El mayor éxito de Vanilla Ice, fue, sin duda, “Ice, Ice, Baby”. En esta canción utilizaba el riff de bajo de “Under Pressure”, un tema estrella de la banda británica Queen con David Bowie. Foto: EFE

Música
Tamaño Letra
  • Font Size
Adoras esa canción, la pones en repetición, es la banda sonora de un gran momento, no te cansas de ella e idolatras a la mente que la creó y la voz que le da vida. Hasta que un día descubres que es una copia de otra.

Manuel Noriega.
EFE/REPORTAJES

La última agraviada por una acusación de plagio ha sido Miley Cyrus por su tema “We can´t stop”. Pese a negar haber copiado nada, ha llegado un acuerdo con el demandante, el compositor jamaicano Michael May. No es la única.

También han tenido que pasar por lances similares en los últimos tiempos figuras como Taylor Swift, Camila Cabello o Katy Perry . Además, es una historia que se repite en el mundo de la música. He aquí cinco canciones famosas cuyos autores han sido señalados por plagio.

“Surfin’ USA”, de los Beach Boys, y “Sweet Little Sixteen”, de Chuck Berry

Brian Wilson, líder y principal compositor de los chicos de la playa, Beach Boys, estaba entusiasmado con la canción de Chuck Berry.
Ya en otras ocasiones se habían dejado inspirar por los ritmos de uno de los padres del rock and roll, pero con “Sweet Little Sixteen” fue un paso más allá.
Para “Surfin’ USA” creó una nueva letra, pero usó una melodía prácticamente idéntica. Según recoge la revista Rolling Stone, Wilson quiso que la canción fuese una especie de homenaje.

El equipo legal de Berry no lo vio así y se puso manos a la obra. Amenazaron con demandarlos y consiguieron que el gerente de los Beach Boys diese los derechos de edición al sello de Berry, Arc Music.

Sin embargo, el nombre de Berry no apareció en los créditos del tema hasta 1966.
“He is so fine” fue interpretada por la banda estadounidense The Chiffons (derecha) y tenía un enorme parecido con “My Sweet Lord”, del exBeattle George Harrison (izquierda). Foto :EFE
“He is so fine” fue interpretada por la banda estadounidense The Chiffons (derecha) y tenía un enorme parecido con “My Sweet Lord”, del exBeattle George Harrison (izquierda). Foto :EFE
“My Sweet Lord”, de George Harrison, y “He Is So Fine”, de The Chiffons

“He is so fine” fue interpretada por la banda estadounidense compuesta solo de mujeres, The Chiffons, y fue escrita por Ronnie Mack.
La editorial a la que pertenecían los derechos de la canción de Mack consideró que el gran éxito de “My Sweet Lord”, del exBeattle George Harrison, tenía un parecido con “He is so fine” que no podía ser fruto de la casualidad.

Los tribunales decidieron que Harrison era culpable de un plagio inconsciente y que debía compensar a los propietarios de la canción.
Tras muchas idas y venidas acerca de la cantidad que Harrison debía abonar, varios años después, ambas partes llegaron a un acuerdo para que el ex del grupo de los chicos de Liverpool se hiciera con los derechos de la canción.

“Ice, Ice, Baby”, de Vanilla Ice, y “Under Pressure”, de Queen y David Bowie

El mayor éxito del rapero estadounidense Robert Matthew Van Winkle, conocido artísticamente como Vanilla Ice, fue, sin duda, “Ice, Ice, Baby”. En esta canción utilizaba el riff de bajo de “Under Pressure”, un tema estrella de la banda británica Queen con David Bowie.

Vanilla Ice insistía en que no era la misma melodía, porque había añadido un componente más entre las notas.
“Whole Lotta Love” de Led Zeppelin fue señalada por plagio al guardar una obvia similitud con “You need Love”, de Muddy Waters (derecha). Foto: EFE
“Whole Lotta Love” de Led Zeppelin fue señalada por plagio al guardar una obvia similitud con “You need Love”, de Muddy Waters (derecha). Foto: EFE
Queen y Bowie amenazaron con los tribunales al rapero estadounidense. Pero llegaron a un acuerdo y el caso nunca llegó ante el juez.

A día de hoy se desconoce la cantidad por la que se calmaron las aguas. Finalmente, los británicos fueron reconocidos en los créditos del rap de Vanilla Ice. 

“He is so fine” fue interpretada por la banda estadounidense compuesta solo de mujeres, The Chiffons y tenía un enorme parecido con “My Sweet Lord”, del exBeattle George Harrison. No podía ser casualidad.

Más Noticias de esta sección

Publicidad