Segundo domingo de Adviento: “Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas”

Actualidad
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


En este segundo domingo de Adviento, el Evangelio nos interpela radicalmente.

«Preparen el camino del Señor, enderecen sus senderos». Esa es “la voz que clama en el desierto”, Juan el Bautista, quien llama a la conversión e invita a los fieles a preparar el corazón para recibir al Señor Jesús alejados del pecado, acercándonos al Sacramento de la Reconciliación (confesión).

Lectura del Evangelio del Segundo Domingo de Adviento según San Marcos

Éste es el principio del Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. En el libro del profeta Isaías está escrito:

He aquí que yo envío a mi mensajero delante de ti, a preparar tu camino. Voz del que clama en el desierto:"Preparen el camino del Señor, enderecen sus senderos".

En cumplimiento de esto, apareció en el desierto Juan el Bautista predicando un bautismo de arrepentimiento, para el perdón de los pecados. A él acudían de toda la comarca de Judea y muchos habitantes de Jerusalén; reconocían sus pecados y él los bautizaba en el Jordán.

Juan usaba un vestido de pelo de camello, ceñido con un cinturón de cuero y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre. Proclamaba: "Ya viene detrás de mí uno que es más poderoso que yo, uno ante quien no merezco ni siquiera inclinarme para desatarle la correa de sus sandalias. Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero él los bautizará con el Espíritu Santo" (Mc 1, 1-8).

Sugerencia práctica

En la segunda semana, la Iglesia motiva a la reconciliación con Dios mediante la Confesión, la cual nos devuelve la amistad con el Señor, que se había perdido por el pecado.

En este contexto, el encendido de la segunda vela de la corona de Adviento es un hermoso signo que nos ayuda en el proceso de conversión. Reúne a la familia y recen juntos la Oración familiar del segundo Domingo de Adviento.

Antes de hacer la lectura: La corona al inciar la oración debe tener la primera vela encendida. Se puede poner una imagen de la Virgen al lado de la corona, si se quiere con una vela encendida a sus pies. De esta vela se puede tomar la llama para encender la primera vela de la corona.

Oración para el segundo domingo de Adviento, donde se enciende la segunda vela

Guía: en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Padre misericordioso, concédenos poder preparar el camino del Señor y enderezar las sendas de nuestras vidas. Permítenos ser tierra fértil para dar buenos frutos de bondad y misericordia. Danos un corazón que escuche tu Palabra para poder ponerla en práctica. Te lo pedimos en el nombre de nuestro Señor Jesús, en el poder del Espíritu Santo. Amén.

Guía: Dios todopoderoso de manera muy especial te pedimos por la paz del mundo, especialmente por la paz.

Guía: reza dos padres nuestros y tres Aves Marías.

Le podría interesar: Tiempo de Adviento, vigilia y reflexión en la familia católica

Lectura tomada del Evangelio según San Lucas:

En el año quince del imperio de Tiberio César, siendo Poncio Pilato procurador de Judea, y Herodes tetrarca de Galilea; Filipo, su hermano, tetrarca de Iturea y de Traconítida, y Lisanias tetrarca de Abilene; en el pontificado de Anás y Caifás, fue dirigida la palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto. Y se fue por toda la región del Jordán proclamando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías: Voz que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas; todo barranco será rellenado, todo monte y colina será rebajado, lo tortuoso será recto y las asperezas serán caminos llanos. Y todos verán la salvación de Dios (Lc 3, 1-6).





Más Noticias de esta sección

Publicidad