Hace 38 años Gabo recibió el premio Nobel de Literatura

El trabajo de Gabo y su talento siempre fue reconocido en vida y los homenajes a sus obras estuvieron latentes a lo largo de la misma.

Entretenimiento
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


El inolvidable escritor colombiano Gabriel García Márquez recibió el máximo galardón de la literatura en 1.982.
El 21 de octubre de 1982, el escritor Gabriel García Márquez recibió el premio Nobel de Literatura. De esta manera, se convirtió en el primer colombiano y el cuarto latinoamericano en conquistar el galardón.

La academia sueca le otorgó el premio "por sus novelas e historias cortas, en las que lo fantástico y lo real son combinados en un tranquilo mundo de imaginación rica, reflejando la vida y los conflictos de un continente".
El escritor creció junto a sus abuelos maternos en Aracataca, en donde la fantasía formaba parte de la realidad.

Era el lugar en el que se acostumbraba a dialogar con los muertos y donde la superstición se acababa convirtiendo en un dogma incuestionable: el mejor reflejo de Macondo. ‘Gabo’, como lo llamaban sus amigos, escuchaba atónito en su infancia las historias bélicas que le contaba su abuelo, Nicolás Márquez, que fue coronel en la Guerra Civil de los Mil Días. Y, en esa misma infancia, fue donde creó un estilo propio capaz de describir, con un prodigioso dominio del lenguaje, los mundos disparatados, coloridos y mágicos de su caribe colombiano.

Sus inicios académicos estuvieron dirigidos al Derecho y prontamente abandonados por su otra pasión: el periodismo. La pluma mágica y realista de la literatura iberoamericana reflexionó que el cáncer de linfoma detectado en su cuerpo fue una gran lotería.

                                                                                                  
                                                                                                                             Premio Nobel de Literatura

El miedo que le produjo tal condición lo impulsó a trabajar arduamente en los tres tomos de sus memorias y en dos libros de sus cuentos, los mismos que mantenía a medias.

La reducción de tiempo dedicado a sus relaciones personales, así como a las distintas distracciones sociales fueron reemplazados por viejas actividades que le apasionaban.

Su regreso al periodismo, su vicio por la música y las lecturas pendientes fueron el foco de atención en que Márquez se concentró en sus últimos años.

Desde principios de los 60, Gabo fijó su residencia en México, tras ejercer como corresponsal de la agencia Prensa Latina, en Estados Unidos, El Buró Federal de Investigaciones de dicho país, FBI, lo espió por 24 años según detalla ‘The Washington Post’, por su estrecha amistad con el expresidente cubano Fidel Castro.

Su obra cumbre fue publicada en Argentina, en 1965, y, hasta el momento, cuenta con casi 40 millones de copias de ventas, reconociéndose, además, que es una de las obras latinoamericanas más traducidas en la historia.

El nacido en el departamento de Magdalena, fue exiliado de Colombia por su talante izquierdista y la oposición a ciertas políticas de coyuntura. A partir de entonces, residió en México, en donde fue acogido y donde escribió sus últimas obras. Su particular forma de entender al mundo la plasmaba en su literatura, su mirada innovadora y diferente, le convertía en el máximo exponente del realismo mágico, a través de obras como ‘El coronel no tiene quien le escriba’, ‘Crónica de una muerte anunciada’, ‘Del amor y otros demonios’, entre otras.



Próximos Eventos

Más Noticias de esta sección

Publicidad