Drones plantarán millones de árboles

Miembros del equipo de FF preparan los drones para la plantación de árboles. Foto cortesía de Flash Forest.

Entretenimiento
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Los vehículos aéreos no tripulados pueden llevar semillas a la tierra diez veces más rápido que los seres humanos y una firma canadiense quiere aprovechar esta tecnología para reforestar el planeta con intención de frenar el cambio climático.

En la primavera de 2020, mientras el mundo contenía la respiración ante la pandemia, un pequeño grupo de drones hacían su contribución para preservar la salud del planeta, ayudando a devolver el verdor y la vida a unas tierras situadas al norte de Toronto (Canadá) que se habían quemado previamente en un incendio forestal.

Los drones hexacópteros (con seis hélices) de Flash Forest (bosques relámpago o FF) sobrevolaron los campos que habían ardido, disparando al suelo vainas de semillas (‘seed pods’) de pinos y abetos nativos, para ayudar a restaurar el hábitat natural de las aves y otros animales de la región.

Cada uno de estos ‘drones’ efectúa el mismo trabajo de diez personas plantando al estilo tradicional, es decir excavando el terreno con palas y sembrando en los huecos las semillas que llevan en bolsas, dejando caer las vainas de semillas o disparándolas con un pequeño cañón neumático desde poca altura, para que queden mejor enterradas.

Estos drones pueden plantar las semillas automáticamente siguiendo un recorrido programado sobre un área geográfica y son la herramienta elegida por FF para reponer parte de los trece mil de millones de árboles que, según esta firma, pierde nuestro planeta anualmente, recuperando menos de la mitad.
Los drones mapean una zona para elegir los mejores lugares para plantar los árboles. Foto cortesía de Flash Forest.
Los drones mapean una zona para elegir los mejores lugares para plantar los árboles. Foto cortesía de Flash Forest.

Cómo funciona la plantación automatizada

Cuando comienzan a trabajar en un sitio, FF envía drones de mapeo (cartografiado) para inspeccionar el área e identificando los mejores lugares para plantar en función del suelo y las plantas existentes.
Después, una flotilla de drones deja caer con precisión sobre el terreno las vainas de semillas, envueltas en una mezcla que, según la compañía, posibilita que las semillas germinen semanas antes de lo habitual y almacenan humedad, permitiendo que las plántulas sobrevivan y maduren incluso con meses de sequía.

En terreno montañoso o en los bosques de manglares, los drones utilizan un dispositivo neumático que dispara vainas de semillas enterrándolas más profundamente, lo que le permite plantar en áreas más difíciles al que los plantadores humanos no pueden acceder, según Ahlstrom.

Los árboles deben crecer entre 10 y 20 años antes de almacenar carbono de manera eficiente, por lo que para que puedan tener un impacto en la reversión del cambio climático a mediados de este siglo, deben comenzar a plantarse en grandes cantidades y crecer lo más rápido posible ahora mismo, para lo cual es absolutamente necesaria utilizar la tecnología de drones, de acuerdo a FF.

Cada año, el planeta pierde 13.000 millones de árboles y recupera menos de la mitad.


Próximos Eventos

Más Noticias de esta sección

Publicidad