Palabras que nos hacen felices

"Amor" es una de las palabras-líderes, vivas y poderosas. EFE/Sebastião Moreira

Entretenimiento
Tamaño Letra
  • Font Size
Podemos aprender a utilizar las palabras para conocernos a nosotros mismos, descubrir lo que queremos y crear un relato de nuestra vida que nos lleve por el sendero de una existencia más plena, auténtica y feliz.

Por María Jesús Ribas.
EFE/REPORTAJES
Podemos desarrollar, en definitiva, nuestro propio lenguaje de la felicidad.

¿Sabía que las palabras están vivas, son vida, guardan recuerdos, pueden escuchar, sentir y hacernos soñar? ¿Sabía que hay palabras que seducen nuestra mirada y memoria, y que nos llenan de fuerza y de vida al pronunciarlas o ponerlas por escrito?
Pruebe a escribir o decir en voz alta, con sinceridad y de corazón, “Felicidad, Amor, Amistad…” Probablemente lo inunde de inmediato una sensación de salud y bienestar. También se sentirá más amigable con usted mismo y con el mundo.
Con estas y muchas otras palabras positivas y poderosas, “palabras líderes” podemos construir nuestro propio “lenguaje para la felicidad”, basado en un cambio de nuestro foco de atención, en la reconstrucción de nuestro diálogo interno, y destinado a crear un relato de nuestra vida que nos haga más felices, según afirma el filósofo Luis Castellanos.

 Pruebe a escribir o decir en voz alta, con sinceridad y de corazón, “Felicidad, Amor, Amistad…” Probablemente lo inunde de inmediato una sensación de salud y bienestar. EFE/ José

Castellanos (https://palabrashabitadas.com) es pionero a nivel mundial en la investigación del lenguaje positivo como herramienta innovadora para el progreso de la humanidad.
Para ser más felices, y hacer del mundo un lugar mucho mejor para todos, “tenemos que empezar a pensar en cómo nos conectamos con nuestras palabras, empezando por preguntarnos qué es una palabra, pero sobre todo, ¿quién es la palabra? ¿Quién soy yo con esa palabra cuando la pronuncio?”, señala a Efe.

“Armonía, asombro, sabiduría, amor, compasión, amabilidad, creatividad, amistad, decidir, dar y recibir, son algunas de estas palabras-líderes, vivas y poderosas que llevan la esencia original de la humanidad y aumentan nuestro bienestar dando sentido a nuestra existencia”, enfatiza.
Ocho pasos para un relato vital positivo
Castellanos describe ocho pasos para empezar a construir esta nueva narración que pueda dar sentido y relevancia a nuestra existencia, a la que denomina "el lenguaje de la felicidad", resumido a continuación:.
Uno. Piense en una experiencia en la que su vida haya tenido un sentido especial, ya sea un momento destacado o cotidiano, y escríbala. ¿Qué palabras, frases y nombres sobresalen en su narración?.
Dos. ¿Quién soy yo? Conecte con su identidad narrativa y defínase con sus propias palabras. Reflexiones acerca de cómo ha influido en su relato el que ahora sea más consciente de su lenguaje.
Tres. Al repasar su vida y educación, ¿qué recuerdos, relaciones, tradiciones son las que más le han marcado? ¿qué palabras le han influido? Tome consciencia de ellas, del camino y el tiempo que llevan con usted. Escríbalas desde su corazón, con sinceridad.

Para ser más felices, y hacer del mundo un lugar mucho mejor para todos, “tenemos que empezar a pensar en cómo nos conectamos con nuestras palabras y a preguntarnos ¿quién soy yo con esa palabra cuando la pronuncio?”, señala a Efe el filósofo Luis Castellanos.
 LuisCastellanos, foto cedida por el autor.

Cuatro. Piense en la persona que es hoy y sus logros y escriba aquello que lo enorgullezca y lo que todavía le queda por hacer. ¿Qué lecciones o palabras con valor le gustaría trasmitir a los demás? Comparta sus reflexiones y palabras con un ser querido.
Cinco. Reflexione sobre las limitaciones de la vida, y su actitud ante ellas. Escriba sobre la muerte, la mayor limitación, y qué considera una buena muerte y cómo le gustaría que fuera el último día de su vida. ¿Qué frases le gustaría que pusieran en su lápida?
Seis. Piense y refléjelo sobre el papel, en las personas, lugares, proyectos e ideas que le han ayudado a crear una historia con sentido, a expresar sus valores y a participar de la vida. ¿Con qué palabras definiría sus valores y responsabilidades más importantes?.
Siete. Hable del alma de sus experiencias sobre el amor, la belleza y el humor. Cuente tres formas de sentirse conectado a la vida. Elija en usted tres palabras infinitas, imparables, invencibles.
Ocho. Reflexione sobre las esperanzas que tiene sobre su futuro y escriba su ‘proyecto de legado’. ¿Qué quiere contar mediante su vida? ¿Cómo quiere ser recordado? ¿Qué puede hacer en su día a día para construir ese legado? ¿Qué palabras quiere que le sobrevivan mucho después de morir?.

Castellanos recomienda dedicar a estos ejercicios de 7-10 minutos diarios de silencio, reflexión y escritura, y hacerlos manuscritos, sobre el papel.
Es conveniente a primera hora de la mañana, antes de que todo el mundo se despierte, o por la noche, cuando ya todos se han acostado, en un ambiente sobrio y libre de ruidos, que propicie el silencio exterior y la paz interior.

Más Noticias de esta sección

Publicidad