Elon Musk y Twitter

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Germán Vives Franco

Germán Vives Franco

Columna: Opinión

e-mail: vivesg@yahoo.com



La compra de Twitter por Elon Musk, el hombre más rico del mundo, inmediatamente desencadenó en los Estados Unidos fuertes reacciones en contra.  Hoy por hoy las redes sociales, pero especialmente Twitter, tienen una enorme influencia en los aconteceres políticos y sociales y por esto la izquierda progresista ve la adquisición como una amenaza existencial.  Desde cuando el presidente Trump hizo de Twitter su principal herramienta de comunicación, ésta se convirtió en la herramienta preferida de muchos otros líderes.

Sin embargo, las elecciones presidenciales pasadas en los Estados Unidos mostraron el lado peligroso y oscuro de estas plataformas.  La censura de Twitter y Facebook, hoy se piensa, inclinó la balanza a favor del presidente Biden, quien sin esa censura no hubiera logrado la presidencia.  La ayuda consistió en promover todo lo que fuera adverso a Trump y suprimir todo lo que pudiera afectar a Biden, incluso hechos que hoy están bajo investigación, como, por ejemplo, el portátil del hijo del presidente y el famoso Rusiagate que hoy se sabe fue un montaje orquestado por Hilary Clinton.  Las Fake News resultaron ser ciertas.  En síntesis, Twitter fue instrumentalizado para promover una ideología y una agenda.

En lo social, la censura ha consistido en cancelar o acallar a todo aquello que vaya contra la corrección política y la ideología progresista.  Las voces conservadoras o políticamente incorrectas han sido censuradas a punto tal que muchas cuentas, Trump incluido, fueron suspendidas temporal o permanentemente.  La copa que desbordó la copa fue la suspensión permanente de un medio satírico conservador llamado Babylon Bee, y que fue lo que motivó a Elon Musk a intervenir para restablecer el derecho constitucional a la libre expresión. 

Lo que mucho nos preguntamos es el porqué de la reacción de los medios de izquierda, cuando es transparente que lo único que Musk tiene en mente es que todas las partes puedan expresar su opinión libremente.  Nos parece inconcebible que la libre expresión asuste tanto a la izquierda a punto tal, que a los dos días de la compra de Twitter, Biden creó un Comité para el manejo de la Desinformación (Desinformation Governance Board).  ¿Por qué la libre expresión es una amenaza para el progresismo?

En el caso particular de Twitter, lo que ha sucedido en los últimos años tiene que ver con el ADN de la compañía misma.  Nació en San Francisco, California, una de las ciudades más liberales del mundo.  Una cuna nada promisoria para la libertad porque predomina la convicción de que todos los valores sociales y sus prejuicios son construcciones mentales de las sociedades, y que para abrirle campo a la agenda progresista hay que crear nuevas construcciones mentales que les favorezcan, obviamente derogando las opuestas.  La libertad de expresión para ellos consiste en cancelar todo aquello que vaya en contra de su agenda e intereses y permitir solo la circulación de aquello que les favorezca.  Eres libre de opinar lo que quieras siempre y cuando a mí me guste. Echaron mano de la censura como como arma política.

A diferencia de los medios tradicionales, las plataformas como Twitter, deben ser neutrales y permitir la libre expresión de ideas.  Para garantizar la neutralidad se les otorgó protección legal bajo la Sección 230, y que los exime de cualquier responsabilidad legal por contenido publicado en ellas. Con argucias jurídicas y valiéndose de una supuesta guerra contra las Fake News o desinformación acabaron con la neutralidad, y así dieron rienda suelta a lo que saben desde hace tiempos: el poder que tenían para controlar la narrativa y así controlar las sociedades a su antojo.  La victoria de Biden prueba de ello.

Afortunadamente todavía existen los Elon Musk, con las posibilidades de oponerse con éxito a la dictadura del progresismo y luchar por el sagrado derecho a expresarnos libremente.  Gracias Elon.