Las llamas de Pandora

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

José Lopez Hurtado

José Lopez Hurtado

Columna: Opinión

e-mail: joselopezhurtado13@yahoo.es



Cuando Zeus ordeno a Hefesto crear a Pandora, seguramente nunca pensó que todos los males, que como ingrato destino le correspondería repartir para desdicha de los humanos, iban a ser insignificantes, y de pequeña monta en comparación a las tragedias que los mortales tendrían que soportar muchos siglos después.
En rigor lingüístico del antiguo griego, esos infortunios yacían almacenados en el “Phitos” (tinaja), que la cultura occidental ha asimilado a la Caja de Pandora, depósito de todas las desgracias, de la que lo único rescatable era el espíritu de “Elpis”, es decir la Esperanza. Hambrunas, pestes, enfermedades, violencia, soberbia, pecados capitales y abominación, fueron diseminados por los puntos cardinales del globo.

La avaricia insaciable, es hoy ,otro de los tentáculos siniestros de la “phitos” griega, que pretende engullirlo todo, sin escrúpulos y con la burlesca carcajada mantenida en el silencio, pero que se vuelve publica, de algunos de los llamados lideres del mundo y de nuestra región, que traicionan la confianza de sus pueblos y de sus gobiernos, ocultando sus riquezas para evadir las cargas impositivas que deben tributar como lo hacen todos los conciudadanos que no tienen esas fortunas, de orígenes sospechosos, en la mayoría de los casos.

Esta es otra desgracia que quebranta seriamente la fe pública, y atenta contra la pretendida solidez estructural de los gobiernos a la que por lo menos teóricamente, deben aspirar.
Las filtraciones de cerca de 12 millones de documentos de Pandora Papers, sobre los secretos movimientos financieros de algunos “lideres” políticos y estrellas de la farándula internacional, prendió las llamas de un fuego que durara algún tiempo, pero el que a pesar de su inusitada gravedad, se ira extinguiendo, sin que se produzca ninguna investigación y condigna penalidad, sobre todo en aquellos casos que resulten altamente sospechosos.

Porque poseer activos depositados en el extranjero, no es ilegal, pero si lo es, el uso de complejas redes de empresas -de dudosa ortografía-, que facilitan eventualmente el ocultamiento de ganancias provenientes de actividades ilícitas, o el lavamiento de fondos públicos sagrados, y al menos, la evasión de impuestos que roban a sus países.

Piensa mal y acertarás, apuntó algún agudo observador. No es casual que, en los informes develados, aparezcan 14 expresidentes de América Latina involucrados en el espinoso tema. Cesar Gaviria y Andrés Pastrana, de Colombia, Pedro Pablo Kuczynski de Perú, Piñera de Chile, Lasso de Ecuador y Luis Abinader de Republica Dominicana.

Esta tentado uno a pensar que ya la “Elpis”, también fue consumida, a pesar de como se dice, es lo último que se pierde.


Más Noticias de esta sección