Un Magdalena turístico es posible

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Saúl Herrera Henríquez

Saúl Herrera Henríquez

Columna: Opinión

e-mail: saulherrera.h@gmail.com



Pensar en grande lleva a realizaciones y metas grandes. En materia de turismo, ello es lo que debemos en nuestros territorios, toda vez que un turismo con vocación, voluntad, determinación y ejecución encarna futuros promisorios.

Es hacerlo emerger y cobrar fuerza mediante actividades múltiples (glamping, histórico, cultural, de eventos, caminatas, paseos, ecológico, étnico, senderismo, hotelería, hostelería, camping, fincas agroturísticas, mar, río, gastronomía, deporte de aventuras, avistamiento de aves y un muy largo como extenso etcétera).

Hacerlo esperanzador, nada complejo, sacarlo a flote, reducir al máximo sus costos de operación, activarlo, convencernos que el turismo siempre va a ser un buen negocio en permanente crecimiento. Hacer entender que tenemos un departamento para respirar aire puro, descansar y estar en sitios donde no hay aglomeraciones.

Que podemos consolidarnos como meca de un turismo rural con planes de excelencia. Tenemos fincas cafeteras, bananeras, ganaderas, de palma africana, frutales. Hacer que cobren nuestros artesanos un mayor protagonismo en la cadena del turismo con productos artesanal de alto nivel, en lo que ayudaría impulsar una guía turística, en la que se encuentren planes dependiendo del piso térmico que se quiera visitar; además de si quieren disfrutar en solitario, con la familia o solo adultos. Actividades para todo tipo de presupuesto y que además sirva lo cual como un incentivo a la formalización, ya que solo harán parte de esta aquellas empresas que tengan documentos en regla.

Además, implementar la recuperación del comercio para satisfacer las necesidades poblacionales con proyecciones que apunten a que sea este un comportamiento continúo, que hace un bien al comercio y a la industria; a lo que se debe sumar reforzar la capacidad hospitalaria ante cualquier emergencia, con centros hospitalarios ubicados en lugares estratégicos.

Es pensar un turismo en grande, generar oportunidades no solo de sol y playa, sino también para segmentos que se inclinan por viajes más tranquilos, sin tanta gente y más conectados con la naturaleza, lo que de manera importante podríamos brindar como departamento. Es mostrar la oportunidad de explorar lugares diferentes y conocer culturas y costumbres distintas y de paso crear empleo, apoyar a las empresas, impulsar el desarrollo y proteger y conservar todo aquello que nos mueve a salir de nuestras casas para verlo.

Es hacerlo intersectorial, coordinar esfuerzos, restablecerlo, ponerlo de nuevo en marcha, hacer hincapié en su importancia para todos los ámbitos de nuestras sociedades. Logra que recabe un nivel de apoyo financiero y una grande voluntad política, que los gobiernos hagan más por el sector y con ello alcanzar superiores beneficios sociales y económicos que solamente el turismo puede aportar, lo que es esencial en materia de crecimiento económico en contexto de responsabilidad, coordinación, durabilidad, cambio, transformación, seguridad, factibilidad, sostenibilidad e inclusión.



Más Noticias de esta sección

Publicidad