En Colombia, el funeral de abejas

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Jorge Giraldo Acevedo

Jorge Giraldo Acevedo

Columna: Opinión

e-mail: jgiraldoacevedo@yahoo.es



Resulta increíble y causa alarma que en todo el país se esté registrando el más grave funeral de abejas y la situación la ha denunciado la organización Colectivo Abejas Vivas; se asegura que en los últimos 4 años han muerto en Colombia, por envenenamiento masivo con agrotóxicos, cerca del 40% de abejas.

La situación es supremamente grave y, aunque se presenta en todo el territorio de Colombia, según los registros oficiales es catastrófica en Íquira y Calarca, poblaciones de los departamentos del Huila y Quindio, respectivamente.
La problemática en Colombia, con la industria apícola, es la misma desde hace muchísimos años por el absurdo envenenamiento masivo de las abejas.

En regiones del Huila y Quindío constantemente los apicultores vienen denunciando el envenenamiento de las abejas y otras especies; según ellos, por el uso inadecuado de agroquímicos que son utilizados en otros cultivos de fincas aledañas a los apiarios. En los casos de la muerte de las abejas en Íquira y Calarcá sucedió por el uso indiscriminado de agroquímicos aplicados en cultivos de cítricos. Es decir, el envenenamiento de abejas se presentó por el uso incorrecto de pesticidas en algunos cultivos de esas zonas colombianas.

Así la situación los apicultores del Huila, Quindio y otras regiones del país deben enfrentar, además de los problemas de la pandemia del coronavirus, el “funeral apícola” que representa la muerte de abejas.

El gremio apicultor y de las abejas y demás insectos polinizadores son víctimas del envenenamiento y por eso, ante las políticas oficiales, los apicultores colombiano están de luto siempre porque no hay conciencia en la manera como se debe cuidar a estos valiosos animalitos; todavía existe gente, sin escrúpulo alguno, que considera a las abejas como una plaga y fumigan con plaguicidas, acabando frutales, cortando flores y lo más grave, con aparatos para exterminarlas.

Las abejas y otros polinizadores, como las mariposas, los murciélagos y los colibríes, se ven cada vez más amenazados por las gestiones del ser humano, sostiene la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Y créanlo o no, sin polinización se acabará la vida...


Más Noticias de esta sección

Publicidad