Frente común

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Germán Vives Franco

Germán Vives Franco

Columna: Opinión

e-mail: vivesg@yahoo.com



Y seguimos hablando del coronavirus. Comienzan a llegar noticias alentadoras de distintos países, entre estos, China, Corea del Sur e incluso Italia. Parece ser que las medidas de cuarentena han sido efectivas y se han encontrado algunas medicinas efectivas para el manejo de los casos graves. Es importante para nosotros incorporar estas lecciones aprendidas y buenas prácticas en el manejo de nuestra crisis doméstica para dentro de lo posible evitar la experiencia China e italiana.
Sin duda el crear consciencia y proveer información a la ciudadanía es clave, aunque es claro que esto por si solo ni es suficiente ni garantiza el éxito de la estrategia de contención. El punto más importante es que la ciudadanía tenga la disciplina para seguir las recomendaciones del gobierno y de las organizaciones a cargo de la salud pública. Y es en la parte de la disciplina ciudadana donde en América Latina tenemos una enorme desventaja.

En China, la estrategia fue exitosa porque la disciplina a los ciudadanos es impuesta a la fuerza so pena de ser fusilado, y porque los ciudadanos no tienen derechos que obstaculicen la acción rápida del estado, como por ejemplo, el derecho a la privacidad del paciente. El que el gobierno ejerza un control tan férreo y una vigilancia extrema sobre sus ciudadanos, es estos contextos, permite un accionar estatal exitoso. En comparación, el tema ha sido más difícil de manejar en Italia, y todo Occidente, por los derechos ciudadanos. Italia y España se parecen a nosotros en nuestro desorden y falta de disciplina y por esto no es raro que sean los países de Europa Occidental con más problemas para manejar la crisis de salud.
Es necesaria, para que salgamos adelante, o bien la disciplina voluntaria o la impuesta a los trancazos de los ciudadanos. En esto no podemos ceder un solo centímetro.

El segundo aspecto, es la polarización política de Occidente, la cual no existe en el autoritarismo chino. Si algo hay que aprenderle a los chinos, antes de que fueran comunistas, es que ante una gran adversidad o amenaza, enemigos irreconciliables eran capaces de dejar de lado sus disputas internas y hacer un frente común al enemigo. La última vez, cuando Mao y Chang hicieron una alianza para derrotar a los japoneses. Mientras tanto, desde los Estados Unidos hasta la Patagonia y en Italia y semejantes, los políticos insisten en aprovechar el tema para convertirlo en arma política contra el que no está gobernando. Así tal cual está sucediendo en Colombia. Cabe resaltar que el incesante ataque de los demócratas en los Estados Unidos a Trump ha dificultado que el gobierno federal actúe con la agilidad que debería. Es difícil enfrentar las crisis con el establecimiento y la ciudadanía divididos.

En el escenario colombiano, difícil de por si debido a la debilidad de nuestro sistema de salud, es muy importante compensar esta debilidad con disciplina ciudadana y un establecimiento unido. La responsabilidad que exige las circunstancias actuales obliga a que se suspenda por el momento todas las intrigas y hostilidades políticas y que nos unamos todos los colombianos alrededor del presidente Duque para hacer un frente común contra el coronavirus Covid 19. Una vez superada la grande prueba que tenemos ante nosotros, entonces podemos volver a la normalidad, a buscar culpables, a acusarnos todos de corruptos y lo que se nos dé la gana. Ahora, es necesario unirnos como hermanos y mostrarnos solidarios en esta hora difícil. Una sola voz, una sola bandera y un solo brazo para derrotar a un enemigo que amenaza con destruirnos a todos.


Publicidad