La cadena de problemas en las EPS

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jorge Giraldo Acevedo

Jorge Giraldo Acevedo

Columna: Opinión

e-mail: jgiraldoacevedo@yahoo.es

Para iniciar quiero asegurarles que los problemas en las EPS no son solamente en las urgencias; además de la pésima atención y el hacinamiento que se presenta en los servicios de ese nivel los usuarios debemos tramitar autorizaciones, entre otras novedades, para entrega de medicamentos y citas con especialistas.

Resulta que por la cantidad de personas que deben realizar la gestión de las autorizaciones se presentan graves hacinamientos y la mayoría de las veces se pierden varios días. Como las citas con especialistas son extremadamente demoradas las autorizaciones pierden su vigencia ya que han sido expedidas, por lo general, con una vigencia de 3 meses; en muchas ocasiones, cuando otorgan una cita con un médico especialista, la autorización no sirve para nada y, entonces el paciente debe tramitar un nuevo documento y someterse, otra vez, al famoso hacinamiento.

Así es como se pierde mucho tiempo y se corre con el peligro de agravarse, ante cualquier evento de salud, y hasta morir. Eso sí es mucha injusticia.

Los pacientes no entendemos cómo es posible que los encargados de las EPS desconozcan que las autorizaciones son unos de los procedimientos que afectan más el servicio de salud en Colombia y que si reciben más afiliados debe aumentar inmediatamente el personal en general y también la planta de médicos y de especialistas.

Con motivo de los insistentes problemas en la prestación de los servicios de salud en las EPS, no hay ninguna duda que es la mayoría de trabajadores, pensionados y personas en general los que padecemos por la ineficiencia que se presenta.

Definitivamente la cadena de problemas en las EPS lo encabeza el hacinamiento que se registra por el alto número de afiliados; también se encuentran las limitaciones y trabas en la entrega de medicamentos, los pésimos salarios al personal médico y aún las deudas millonarias de las EPS con los hospitales del país.

Como paciente pensionado, con más de 72 años de edad, afiliado a la “Nueva EPS”, puedo asegurar que con la solución de los problemas conocidos también se beneficiarían las empresas prestadoras de servicios de salud; con una óptima atención médica y preventiva seguro que disminuirían las novedades por urgencias y hasta la muerte de pacientes.

Insisto en las EPS existen talanqueras, como las benditas autorizaciones, para demorar la atención en todos los niveles y en la entrega de medicamentos y, ante las numerosas fallas en urgencias e inconsistencias en los servicios en general, los pacientes vemos que, hasta ahora, los representantes del Gobierno Nacional y el Congreso no tienen mayor interés por mejorar el servicio de la salud de los colombianos; por eso tenemos sobrada razón para indicar, “el nuevo ministro del ramo y la Superintendencia de Salud tienen la palabra”.

Más Noticias de esta sección

Publicidad