Bukele, millenials, y de pulgarcito a sanson

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

José Lopez Hurtado

José Lopez Hurtado

Columna: Opinión

e-mail: joselopezhurtado13@yahoo.es

Con su triunfo electoral, rompió el  bipartidismo que la derechista Alianza  Republicana Nacionalista (Arena), y el izquierdista Frente Furibundo Martí para la Liberación Nal (FLMN), -que lo expulsó en 2017-, han mantenido por décadas en el pequeño país centroamericano, considerado uno de los más violentos del mundo.

La prensa internacional ha sido particularmente generosa con este nuevo mandatario, descomplicado e informal que acaba de posesionarse, y que ha hecho renacer, de una manera inusitada, la esperanza en mejores tiempos, y a obligar a que los ojos de la comunidad internacional se vuelvan a esa nación -en la garganta de América-,  reconocida por sus movimientos sísmicos y sus volcanes, pero también por la calidad de su café y la hermosura de sus playas sobre el Pacifico.

Nayib Bukele, rodeado de un halo casi que providencial, de ascendencia semita, ha convocado el interés de la comunidad de la región y del mundo, por la gigantesca tarea de reconstrucción nacional, para “refundar” a su país, sumergido en la ancestral corrupción, nepotismo y pobreza de sus gentes.  Su particular estilo, según los especialistas,  que caracteriza a los Millenials—su pragmatismo y su estrecha familiaridad con las tecnologías digitales--, lo ha desplegado sin cansancio desde su posesión:   destituyendo a funcionarios corruptos, en una urdimbre  innombrable de nepotismo,  en todas las instancias del gobierno

De idéntica, forma, también desde su celular, para hacer honor a una de las principales características de ésta generación, nacida entre 1982 y 1994, ha tomado decisiones cruciales, sobre asuntos ídem, que en forma impune y cómplice, habían sido mantenidas” congeladas” por los gobiernos precedentes, una de ellas, la de la denuncia y enjuiciamiento de los militares responsables de la recordada Masacre de “El Mozote”, en la que murieron más de 800 salvadoreños, entre hombres, mujeres y niños.

La creación de la Comisión Internacional contra la Impunidad,  la lucha contra las peligrosas pandillas de los “maras”—que han hecho metástasis a países de la región, como encarnación de criminales redes de extorsión y tráfico de drogas--, la apremiante necesidad de diseñar una vigorosa política de fronteras, en lo que E.U. ha llamado “El Triángulo Norte”, ( con Guatemala y Honduras),  su abultada deuda externa que sobrepasa el  70% del PIB, y el desempleo creciente, son sus desafíos más apremiantes.

No obstante, a pesar de este oscuro panorama, todo parece indicar que,  momentos, tiempos, y circunstancias se han alineado, por fin, a  favor de Bukele para que El Salvador irrumpa con la fuerza de Sansón en el escenario de América Latina.

Que ojalá los auspicioso términos del impactante discurso del reconocido líder espiritual Dante Gebel, el día de la posesión, se   cumplan para el  bien de todos los salvadoreños.

Más Noticias de esta sección

Publicidad