Memorial de excusas

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Germán Vives Franco

Germán Vives Franco

Columna: Opinión

e-mail: vivesg@yahoo.com



Se dio a conocer en los medios un documento en el que el ex-alcalde de Santa Marta, Martínez, presenta una larga lista de porqué en casi ocho años Fuerza Ciudadana no pudo encontrar una solución al tema del agua en Santa Marta.

Alega que por décadas nadie hizo nada. El acueducto de Santa Marta, con la adecuación temporal hecha por Alfonso Vives Campo, suplió las necesidades del líquido hasta principios de este siglo. Todas las cosas evolucionan, y es absurdo pretender que la planeación urbanística en un país subdesarrollado, con pocos recursos y con funcionarios públicos con escalofriantes vacíos de formación, hubiera estado en condiciones de planear y proyectar las necesidades de la ciudad en el largo plazo.

Muchos de los problemas de nuestra ciudad se deben a que no hemos tenido, incluyendo el presente, el talento humano idóneo para pensar y resolver los retos efectivamente. Claro que hemos tenido excepciones.

Fuerza Ciudadana toma la dirección del distrito con pleno conocimiento de la situación que atravesaba. Lo hace en un tiempo en el que abundan las herramientas de planeación y de gerencia y en donde de hecho se exige un POT para ayudar a canalizar recursos eficientemente y priorizar inversiones. Después de ocho años no puede culpar a nadie, ya que este lapso de tiempo era suficiente para resolver cualquier problema estructural. Sin querer, el memorial de excusas constituye una confesión de incapacidad, de falta de liderazgo y un tácito mea culpa.

Los líderes no están para dar excusas sino soluciones. Las excusas provenientes de un líder no son aceptables en ningún caso, pero lo son menos cuando está de por medio un tema tan sensible para la comunidad como lo es el agua. A todas estas me pregunto si habrá que desbaratar calles, algunas recientemente pavimentadas, cuando se encuentre la solución al tema del agua y del alcantarillado.

Los líderes, los verdaderos, son elegidos o nombrados para no dejarse amilanar por los retos. Es parte del trabajo del líder buscar alternativas, y si no las hay, crearlas. Si se revisa una por una las excusas del memorial, inmediatamente saltan dos o tres alternativas posibles que pudieron haberse intentado.

Anclados en un modelo gerencial arcaico, Fuerza Ciudadana no entendió que el alcalde moderno debe tener poder de convocatoria, y cuando la necesidad lo requiera, invitar a la mesa a los empresarios locales e incluso a instituciones internacionales para trabajar juntos. Los problemas estructurales se resuelven en una mesa de concertación con participación de todos los actores importantes, y Fuerza Ciudadana no estuvo, y aún hoy no está, en capacidad de convocar a nadie que no pertenezca a su grupo. A una sociedad unida nada le queda grande, pero a una sociedad dividida todo le queda grande. Y aquí estamos ocho años más tarde, sin agua ni alcantarillado y sin una solución a la vista.

Ninguno de los dos alcaldes de Fuerza Ciudadana tenía el peso y reconocimiento nacional como para prescindir de los jugadores locales importantes. Algunas de las personas marginadas por ambas administraciones tenían el acceso requerido para hacer del tema del agua y alcantarillado de Santa Marta un tema prioritario del gobierno nacional.
El éxito de la gestión de un alcalde se valora conforme a las soluciones eficaces dadas a los temas ESTRUCTURALES de las sociedades que gerencia: Agua, Alcantarillado, Salud, Educación, Empleo y Seguridad Ciudadana.

Por ocho años Fuerza Ciudadana se dedicó a pintar la casa y embellecer la fachada y el jardín exterior, mientras no hizo nada para arreglar las grietas en las paredes ni los cimientos vencidos ni la madera llena de gorgojo.

Después de ocho años de mandar, todos los problemas estructurales no resueltos de Santa Marta tienen nombre propio: Carlos Caicedo y Rafael Martínez. El cambio debió haber comenzado por lo estructural e importante como era lo natural y lógico. Sin embargo, a estas alturas el ejercicio de encontrar culpables es estéril para la sedienta ciudadanía, aunque probablemente sea muy útil para los políticos profesionales en vista de la puja por el poder que se avecina.
Como ciudadano, insisto en que necesitamos pasar esta página de señalamientos y enfocarnos en las soluciones a los problemas que nos afectan a todos. ¿Podremos?


Más Noticias de esta sección

Publicidad