La luz al final del túnel

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Germán Vives Franco

Germán Vives Franco

Columna: Opinión

e-mail: vivesg@yahoo.com



La semana que acaba de terminar fue de mucha luz. Obvio que no fue por cuenta de Electricaribe, que tiene a la región Caribe viviendo una noche oscura, ni por cuenta de una experiencia sobrenatural de vida más allá de la muerte, o de pronto si, tal vez eso fue lo que vio Juanpa cuando dijo finalmente haber visto la luz al final de túnel. Debe tener una bola de cristal que no tenemos los demás.
No fue el único que vio la luz al final del túnel porque el Chapo Guzmán por fin también la vio, y tiene en problemas a las autoridades mejicanas cuya corrupción e ineptitud quedó en evidencia ante el mundo. Se les cayó la estantería. Al Chapo habrá que rebautizarlo el Topo porque tremendo túnel que le hizo a Pena Nieto.
Pero como no iba fugarse un polémico empresario como el Chapo, si la corrupción, esa misma que el Papa Francisco denunció como el mayor cáncer de los pueblos, se mete y se sale por donde sea. No hay cárcel ni muralla ni nada que la detenga. Aquí en Colombia también sabemos mucho de esto.
También vieron la luz al final del Euro los griegos a quienes tenían pasando aceite, y no precisamente de oliva. Los acreedores no les dieron respiro, y al final, a Grecia después de tanto pataleo inútil, le tocará pedirle a su pueblo un sacrificio enorme. Veo mucha oscuridad en el panorama. Esto pasa cuando se vive más allá de lo que se puede con los recursos que se tienen.
Dicen que el Procurador Ordoñez también vio la luz al final del túnel, o mejor dicho, vio el túnel por el cual lo querían expulsar del pulpito con maniobras conspirativas y nada luminosas, y se le encendió el bombillo de que el que le quiere mover el butaco es Juanpa.
Obama también vio la luz al final del reactor nuclear, aunque Israel solo ve oscuridad. Se logró el acuerdo después de diez años de negociaciones entre Irán y su contraparte de seis países, para impedir que Irán adquiera la capacidad de producir bombas nucleares. ¿Será verdad tanta belleza? ¿Es realmente este un acuerdo para detener la proliferación de armamento nuclear en el Medio Oriente y preservar el balance de fuerzas? O ¿simplemente un aplazamiento de lo inevitable?
Las ironías de la vida, hay muchísimos colombianos que están deseosos de ver la luz, pero los angelitos de las Farc -hay que des escalar verbalmente el conflicto- no dejan. Se la tienen montada a las torres de energía, y apenas ven una, la vuelan. Les podría sugerir un mejor sitio para que se metieran el taco de dinamita, pero es impublicable.

Lo que nos preguntamos todos los colombianos es si las Farc vieron también la luz al final del túnel. ¿Vieron la misma luz y el mismo túnel que Juanpa? O ¿vieron el mismo túnel que el Chapo por el cual piensan ponerle conejo a la justicia y al país?
Cambiando y pasando a otro electrizante y luminoso tema, si un candidato para promoverse tiene que recurrir a plantones populistas, apaga y vámonos. Un plantón lo organiza cualquier perico de los palotes hasta por Facebook. ¿Soluciones del plantón? A pesar del diluvio de verborrea, ninguna.
Un verdadero líder trabaja para proponer e implementar soluciones efectivas y viables en el corto, mediano y largo plazo. Acabado el plantón, la guachafita y el ron, todos los seguidores de Aquaman o Electriman se fueron a la casa a encender cebo y aguantarse el calor con tal de no empeñarle el futuro a Electricaribe, que es el villano de la película. Tengo el leve presentimiento que este aspirante a burgomaestre no está viendo la luz al final del túnel sino mucha agua. Si los otros aspirantes son por el estilo, nos vamos a quedar sin agua y sin luz.



Más Noticias de esta sección

Publicidad