El día que el Tío Sam salió del closet

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Germán Vives Franco

Germán Vives Franco

Columna: Opinión

e-mail: vivesg@yahoo.com



La decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos reconociendo el derecho al matrimonio de las personas LGBTI ha generado opiniones divididas. Aunque es una decisión que tiene repercusiones sociales, es exagerado equipararla a Roe vs. Wade o Brown vs. Board of Education, la una permitiendo el aborto y la segunda terminando la segregación racial. Aunque estamos frente a una decisión importante, el impacto social, más allá de la magnificación mediática, es marginal.
La civilización occidental desde sus inicios ha caminado un largo camino en el que el sentido de la ley es reinterpretada conforme los valores de la época. Desde los griegos hasta el momento actual, el discurrir social, legal, político, económico y religioso de Occidente ha girado alrededor de dos ideas fundamentales: libertad e igualdad.
Es así como en esta lucha por la igualdad ante la ley, las mujeres y los negros y otras minorías han logrado que por lo menos en el papel se les reconozcan derechos que les habían sido negados. Cada logro, abre a su vez nuevos retos legales y conlleva cambios sociales difíciles de anticipar. Por ejemplo, la igualdad de la mujer, llevó a que la mujer saliera a trabajar y dejara de depender económicamente de los hombres, lo que disparó la tasa de divorcios y separaciones, creando nuevas realidades sociales y retos legales, que todavía estamos asimilando.
La importancia real del fallo del matrimonio igualitario, es que es el primer fallo de gran envergadura que se hace dejando de lado el puritanismo fundacional de los Estados Unidos. Es una ruptura en la que las instituciones se desmarcan claramente del ascendiente judeo-cristiano. Ruptura que lleva gestándose por lo menos cuarenta años, y que llevó a que hace casi ocho años, por primera vez se eligiera un presidente negro, y que por estos días se esté legalizando el uso medicinal y a veces recreativo de la marihuana. Todos estos cambios culturales son consecuencia lógica de los patrones de inmigración y la construcción de una sociedad étnica, cultural y religiosamente diversa. Con este fallo, los Estados Unidos se graduaron oficialmente de sociedad secular.
Es de esperarse que estos cambios culturales y el abandono del puritanismo estatal produzcan cambios importantes, en algunos casos drásticos, en la esfera de las políticas públicas, incluyendo el manejo de temas fundamentales, algunos muy importantes para Colombia, como la lucha contra el terrorismo, política antidrogas y relaciones internacionales.
El puritanismo estatal ha sido el motor de la historia de los Estados Unidos desde su fundación, y no es discernible en estos momentos cómo se comportará globalmente la única superpotencia del mundo, secularizada y desprendida totalmente de las inhibiciones puritanas. Hacia adentro, los elementos de cohesión social han sido alterados, y no es claro qué efectos tendrán en el futuro de la nación. Intuyo, que siguiendo patrones históricos, estos cambios conllevarán el debilitamiento y caída de los Estados Unidos, al igual que todos los imperios que en el mundo han sido.
Los efectos inmediatos del fallo del matrimonio igualitario se harán sentir en el mundo occidental rápidamente, siempre ansioso de seguir e imitar los pasos del coloso del norte. Colombia no será la excepción. Ya el ministro del interior lo manifestó abiertamente.
En el mundo del derecho, simplemente estamos ante una extensión, un paso más, o reinterpretación si se quiere, de lo que significa igualdad.
Sin entrar en polémicas, creo que la intención del fallo es derrumbar las murallas que dividen a las comunidades y a los seres humanos; tal vez con la idea de buscar la armonía, y abrir la posibilidad de que todos los seres humanos tengan el mismo derecho a buscar la felicidad, siendo el estado el garante natural de ese derecho. Al estado secular le interesa solo el ciudadano sin importar si profesa o no credos, y sin favorecer una creencia sobre otra.
La ruptura generada por el fallo, crea tensiones con las jerarquías religiosas, que tendrán que ser resueltas mediante un dialogo permanente, honesto y abierto entre las partes. En el caso de algunas nominaciones religiosas, los efectos son muy profundos y llaman a una mirada introspectiva para redefinir cual es el papel de la espiritualidad y la religión en la vida individual y social del hombre moderno. Les corresponde hacer un esfuerzo inmenso para evitar que la profecía de Nietzsche en boca de Zaratustra se cumpla.



Más Noticias de esta sección

Publicidad