Un compromiso mundial

Editorial
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


El mundo entero aboga por la inclusión social de los migrantes, política que se define como la forma moderna de la protección internacional, y que hoy, precisamente en la conmemoración del Día Mundial de los Refugiados, es preciso recordar a las naciones su compromiso moral con las personas que sufren y que salen de sus países en busca de un mejor bienestar propio y familiar.

En la inclusión es muy importante tener en cuenta todos los aspectos; desde los niños en las escuelas, la posibilidad de empleo para inmigrantes y refugiados hasta la protección de la vida de estas personas desamparadas, que a través de su desafortunado estatus, quieren salir adelante con los suyos, en forma honrada  e íntegra.

En ese sentido, hay que destacar  la decisión del presidente colombiano, Iván Duque, de crear el Estatuto de Protección Temporal para los migrantes venezolanos, que debe benefician a más de dos millones de ciudadanos del país, que han llegado huyendo de la crisis en la nación caribeña de Venezuela.

Se tiene que  hablar de eso como un ejemplo, no solamente para la región, sino como un ejemplo global porque se tiene este desafío de la integración en todas las partes del mundo, de visibilizar positivamente la situación y Colombia da un ejemplo al mundo en este sentido..

Igualmente se debe destacar el anuncio del presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, de  establecer una forma de protección temporal para los venezolanos en ese país y otra iniciativa similar del presidente de Perú, Francisco Sagasti, pasos que se atribuyen a lo que se llama  “un efecto Colombia".



El número de refugiados y desplazados internos en el mundo siguió creciendo en 2020 hasta alcanzar un récord de 82,4 millones de personas. Los venezolanos migrantes son, según los organismos internacionales, unos 4,9 millones de personas, de los cuales 1,7 millones están en Colombia que pilota un proyecto que es el más adelantado en temas de protección internacional, y, en ese sentido, los colombianos tienen un compromiso muy fuerte.

Los colombianos merecen todo el reconocimiento mundial ya que a pesar de la situación difícil de Colombia no solamente han abierto sus puertas a personas que huyen de una situación difícil, sino que también,  lo hacen de una manera tan constructiva; por ello los venezolanos que se encuentran en Colombia deben respetar la ley y participar positivamente en la vida de la sociedad colombiana ya que tienen derechos humanos como migrantes pero también obligaciones de respeto de la ley y de la vida social.





Colombia sigue trabajando conjuntamente con el apoyo de la Acnur, que es la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados,  encargado de proteger a los refugiados y desplazados por persecuciones o conflictos, y promover soluciones duraderas a su situación, mediante el reasentamiento voluntario en su país de origen o en el de acogida y tiene su sede en GinebraSuiza, y más de 250 oficinas repartidas por todo el mundo. El derecho al asilo y refugio es contemplado en la Declaración Universal de Derechos Humanos y gracias a ellos se trabaja en conjunto con las acciones del Gobierno colombiano articulando entre las autoridades nacionales y el Grupo Interagencial de Flujos Migratorios Mixtos y la Organización Internacional para las Migraciones, quienes también trabajan en la necesidad de seguir impulsando con la comunidad internacional una adecuada movilización de recursos para atender las necesidades de la población venezolana en Colombia.

En esa dirección, se plantea la imperante necesidad de disponer de un mecanismo robusto de seguimiento a los anuncios realizados en la Conferencia de Donantes liderada por Canadá para garantizar el oportuno desembolso de los recursos que permitan cumplir con la implementación del Plan Regional de Respuesta para los Refugiados y Migrantes 2021.



Más Noticias de esta sección

Publicidad