Una denuncia racista de una mujer blanca en Central Park se vuelve viral

Judiciales - Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


 (EFE).- La difusión de un video en el que una mujer blanca llama a la Policía asegurando falsamente que está siendo amenazada por un hombre negro, que únicamente le estaba reclamando que le pusiese la correa a su perro en Central Park, ha causado una fuerte oleada de indignación en Nueva York y ha terminado con la protagonista suspendida de su empleo tras hacerse viral su material audiovisual.


El incidente capturado en video este fin de semana por el hombre, Christian Cooper, fue difundido este lunes en Twitter por su hermana y este martes acumulaba ya casi 24 millones de visualizaciones.

Incluso el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio ha reaccionado a lo ocurrido asegurando que "el video publicado de Central Park es claro y puro racismo".

"Ella llamó a la policía porque él era un hombre negro. Incuso cuando ella no estaba cumpliendo las normas. Ella decidió que él era el criminal y nosotros sabemos por qué: este tipo de odio no tiene cabida en nuestra ciudad", escribió el alcalde en su cuenta de Twitter.

El video tomado por Cooper muestra en el momento en el que la mujer, identificada como Amy C., empieza a pedirle que deje de grabar y le dice que va a llamar a la policía: "Les voy a decir que hay un hombre afroamericano lanzándome amenazas de muerte".

Antes de empezar a grabar con su teléfono móvil, Christian Cooper había pedido a la mujer que atara a su perro como indican las señales en esa zona de Central Park.

"Estoy en el Ramble y hay un hombre afroamericano con un casco de bicicleta que me está grabando y amenazándome a mí y a mi perro", dice Amy C. hablando por teléfono con la policía, que cuando llegó al lugar no encontró a nadie.

La empresa para la que trabaja la mujer, Franklin Templeton, ha asegurado que ha suspendido temporalmente a su trabajadora mientras investiga lo ocurrido, informó el diario The New York Times.

"Nos tomamos estos asuntos muy en serio porque no toleramos el racismo de ningún tipo", aseguró la empresa en un su cuenta de Twitter, donde este asunto se ha convertido en la principal tendencia en Estados Unidos.

En declaraciones al canal CNN, la mujer denunciante pidió "disculpas públicas a todo el mundo".

"No soy racista, no pretendía dañar a aquel hombre de ninguna manera", dijo al canal antes de agregar: "pienso que simplemente tenía miedo".

"Cuando estás sola en la Ramble, no sabes lo que está pasando. No hay escusa, no es defendible", dijo.

Los medios en el país están poniendo este caso como un ejemplo del racismo extendido por todo el país y las frecuentes llamadas a la policía que hacen personas de raza blanca para denunciar a personas negras por asuntos triviales. EFE