Petro propone ante la ONU reducir la deuda externa de Latinoamérica para salvar la selva amazónica

Gustavo Petro, presidente de Colombia en la plenaria de la Asamblea de la ONU.

Nacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Con esta reducción en la deuda externa, los países que quieren salvar realmente al ecosistema más grande del mundo, tendrán espacio presupuestal para actuar.

Reducir la deuda externa de los países latinoamericanos, con el fin de poder contar con el músculo presupuestal para tomar acciones de protección real de la selva amazónica, propuso el Presidente, Gustavo Petro, en la plenaria de la Asamblea de la ONU.

“Los convoco a salvar la Selva Amazónica integralmente con los recursos que puedan destinarse mundialmente a la vida. Si no tienen la capacidad para financiar el fondo de la revitalización de las selvas, si pesa más destinar el dinero a las armas que a la vida, entonces reduzcan la deuda externa para liberar nuestros propios espacios presupuestales y con ellos realizar la tarea de salvar la humanidad y la vida en el planeta. Lo podemos hacer nosotros si ustedes los del norte no quieren. Solo cambien deuda por vida, por naturaleza”, recalcó.

Le puede interesar: Iván Duque es el nuevo director de la Iniciativa Concordia para la Amazonía

Durante su intervención en el evento central de la Asamblea número 77, el Jefe de Estado colombiano reiteró que el discurso mundial que habla de salvar este, que es el ecosistema más grande del mundo, “es hipócrita”.
“Nada más hipócrita que el discurso para salvar la Selva. La selva se quema, señores, mientras ustedes hacen la guerra y juegan con ella”, afirmó.

El Mandatario aseguró que, pese a que el mundo desarrollado reunió a los científicos para estudiar y determinar qué estaba ocurriendo con el planeta, con la destrucción sistemática de los ecosistemas, y los efectos de los gases invernadero, se prefirieron las guerras a las acciones con recursos para la preservación, que no es otra que la de la especie humana.

“Ustedes reunieron los científicos, y ellos hablaron con la razón. Con matemáticas y modelos climatológicos dijeron que se acercaba el fin de la especie humana, que su tiempo ya no es de milenios, ni siquiera de siglos. La ciencia prendió la alarma y dejamos de escucharla. La guerra nos sirvió de excusa para no tomar las medidas necesarias”, detalló.



Más Noticias de esta sección

Publicidad