Firman ley que prohíbe en Florida el aborto a las seis semanas

Foto referencia

Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


El gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis, firmó la ley que prohíbe en este estado el aborto a partir de las seis semanas, una norma que se erige entre las más restrictivas de EEUU y que, según la oposición demócrata, hace casi imposible acceder a este servicio.

"Estamos orgullosos de apoyar la vida y la familia en el estado de Florida", dijbo el gobernador de Florida, según recoge un comunicado emitido por su oficina cerca de la medianoche del jueves y que da cuenta que DeSantis firmó la norma sobre las 22.45 hora local (2.45 GMT).

"Mientras que otros estados como California y Nueva York han legalizado el infanticidio hasta el nacimiento, el gobernador DeSantis ha promulgado medidas históricas para defender la dignidad de la vida humana y transformar Florida en un estado pro familia", manifestó su oficina en el comunicado.

La rúbrica del gobernador se dio horas después de que la gran mayoría republicana en la Cámara de Representantes estatal aprobara, con 70 votos a favor y 40 en contra, la prohibición del aborto a las 6 semanas, una medida que expande una ley previa que lo restringía hasta la semana 15.

Le podría interesar: Senado de Florida aprueba limitar aborto a las 6 primeras semanas de embarazo

El pasado 3 de abril, el Senado estatal había sacado adelante la medida que fue promovida por el propio DeSantis, quien se espera anuncie de forma oficial su aspiración a la candidatura republicana para las elecciones presidenciales de 2024.

La norma, que fija excepciones para las víctimas de tráfico humano, violaciones e incesto, quienes podrán someterse a un aborto hasta la semana 15, sigue la línea de otras restricciones fijadas en estados de mayoría conservadora tras la decisión el año pasado de la Corte Suprema de Estados Unidos que derribó este derecho a nivel federal y dejó su legislación en manos de cada estado.

El Comité Nacional Demócrata señaló en un comunicado que "esta prohibición extrema que se aplica antes de que muchas mujeres sepan que están embarazadas" supone "la última salva de extremismo del aborto" y recuerda que "el control republicano" les "acercaría a una prohibición del aborto en todo el país".

Como recordó Planned Parenthood, que defiende una atención médica y reproductiva asequible de alta calidad en el país, la medida no entrará en vigor hasta después de que se pronuncie el Tribunal Supremo de Florida sobre la constitucionalidad de la prohibición a partir de la semana quince, que es objeto de una querella entablada por esta y otras organizaciones.

Planned Parenthood calcula que desde la decisión del Supremo de EE.UU. en 18 de los 50 estados se ha prohibido el aborto o se ha restringido severamente, y que en 13 el acceso a ese servicio es en la práctica imposible aunque haya excepciones.

"La prohibición va en contra de las libertades fundamentales y está fuera de sintonía con las opiniones de la gran mayoría de la gente de Florida y de todo Estados Unidos", señaló el jueves la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, tras la aprobación de la medida en la Cámara baja estatal al cabo de unas siete horas de debate.

"Tenemos la oportunidad de liderar a la nación en la protección de la vida y dar a cada niño la oportunidad de nacer y encontrar su propósito", defendió la patrocinadora del proyecto de ley SB 300, la representante republicana Jenna Persons-Mulicka.

Los demócratas advirtieron en la sesión que la prohibición de seis semanas pone a las mujeres en peligro, al obligarlas a potencialmente sufrir sepsis o desangrarse hasta morir porque no pueden abortar en el corto plazo, además de empujarlas a arriesgar sus vidas por tener que someterse abortos ilegales.

Quizás le interese: España permite el aborto y el cambio de sexo sin trabas desde los 16 años

"El aborto es un derecho moral que se deja solo a la mujer", dijo en el hemiciclo la representante Rita Harris, demócrata por Orlando. Los demócratas intentaron sacar adelante más de una decena de enmiendas que pretendían limitar su impacto, pero todas fueran rechazadas.

"Seamos claros sobre la parte silenciosa: simplemente no quieren que las mujeres tengan opciones", dijo durante el debate en el pleno la líder de la minoría de la Cámara de Representantes, la demócrata Fentrice Driskell. EFE





Más Noticias de esta sección

Publicidad