¡Continúa el éxodo! Se cumple un mes de las hostilidades entre Ucrania y Rusia

Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Desde el pasado 24 de febrero las tropas rusas se encuentran en territorio ucraniano luego de iniciar una “operación militar especial” con el pretexto de “desnazificar Ucrania”.

Este jueves se cumple exactamente un mes del inicio de las hostilidades entre Rusia y Ucrania luego de la invasión rusa a terreno ucraniano el pasado 24 de febrero de 2022 que se ha convertido hasta el momento en el mayor éxodo de la historia contemporánea desde la Segunda Guerra Mundial.

A pesar de que, ambas partes han mantenido las negociaciones para lograr un alto al fuego, luego de cinco cumbres negociadoras, los resultados son escasos en el objetivo propuesto y el conflicto se agrava y se extiende cada vez más, sin una luz cercana al final del túnel.

A tan sólo un mes, las hostilidades en Europa del Este han dejado como saldo más de 700 civiles muertos, 3,4 millones de refugiados, 85 niños ucranianos muertos debido a la invasión y por lo menos 15.300 soldados rusos muertos en combate.

El inicio de las hostilidades

El presidente ruso, Vladimir Putin, aludió al pretexto de desnazificar y desmilitarizar Ucrania para evitar que ese país sea una amenaza para Rusia, al anunciar el 24 de febrero el inicio de una “operación militar especial” con la entrada de tropas rusas en territorio ucraniano.

Sin embargo, a pesar de que el mandatario ruso esperaba una rápida victoria militar, el conflicto se ha ido complicando debido a la resistencia ucraniana y Putin no ha podido cumplir aún su objetivo de tomar los principales centros de poder del país.



Le puede interesar: Fracasa la resolución humanitaria sobre Ucrania propuesta por Rusia en la ONU

Acciones más relevantes del primer mes de guerra

El 24 de febrero tropas rusas ingresan a Ucrania por la península de Crimea y empiezan los primeros ataques con misiles en Kiev, Jarkov, Dnipro y Mariupol, buscando acabar primero con la infraestructura militar ucraniana. Simultáneamente, el Consejo de Seguridad de la ONU se reúne de emergencia.

El 25 de febrero el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, pide por primera vez a Putin abrir negociaciones, mientras que al siguiente día miles de ucranianos intentan huir del país y el ejército ruso emprende una ofensiva en todas direcciones.

El 27 de febrero Putin pone en alerta a sus fuerzas nucleares y las tropas rusas entran en Járkov, en el norte. Asimismo, la Unión Europea y Estados Unidos, entre otros, anuncian sanciones que afectan principalmente a los sectores energético y financiero rusos, con la exclusión de varios bancos rusos del sistema de transacciones bancarias SWIFT, sanciones que se incrementarán con el paso del tiempo e incluirán a los oligarcas rusos.

A pesar de las insistencias de Zelenski a Putin para dialogar, no es sino hasta el 28 de febrero que los representantes de los mandatarios ucraniano y ruso inician una primera ronda de negociaciones en la frontera ucraniano-bielorrusa buscando un alto el fuego.

El primer día de marzo se intensificó el asedo a Mariúpol, puerto estratégico en el Donbás, por lo que Zelenski solicita a la OTAN declarar una zona de exclusión aérea para "misiles, aviones y helicópteros rusos" en todo el territorio ante los bombardeos rusos a Kiev, Járkov y otras ciudades.

El 2 de marzo las tropas rusas toman Jersón y el 3 de marzo se inicia la segunda ronda de negociaciones, con la que se estableció un alto al fuego temporal para facilitar corredores humanitarios, que, entre otras cosas, no se cumplió. Asimismo, Rusia denuncia que Ucrania trabajaba para conseguir la bomba atómica.

El 4 de marzo la ONU aprueba una comisión para investigar crímenes de guerra rusos en Ucrania, coincidiendo con el bombardeo de áreas residenciales en Chernígov, en el norte de Ucrania, y el ataque a la mayor central nuclear de Europa, Zaporiyia, en el sur.

Quizá le interese: Rusia da un ultimátum a fuerzas ucranianas para que abandonen Mariúpol mañana

En los días siguientes las hostilidades se complican y el 6 de marzo Zelenski denuncia la destrucción de un aeropuerto en Vinnytsia, en el oeste, por ocho misiles rusos y fracasa el segundo intento de evacuación de civiles de Mariúpol por los ataques rusos, mientras al mismo tiempo continúa el asedio a Kiev.

El 7 de marzo Rusia ataca con misiles y artillería a Járkov (este), Sumy (noreste) y Odesa (sur), mientras comienza la tercera ronda de negociaciones, en la que el Kremlin exige una Ucrania neutral, el reconocimiento del Dombas como independiente y de Crimea como parte de la Federación Rusa.

Las hostilidades continúan en territorio ucraniano y el 9 de marzo las tropas rusas atacan objetivos civiles, bombardeando un hospital materno-infantil en Mariúpol, y aseguran controlar las centrales nucleares de Chernobil y Zaporiyia.

La tercera reunión negociadora en Antalya (Turquía) bajo mediación turca fracasa el 10 de marzo y Rusia no acepta un alto el fuego y exige a Ucrania que se rinda. Al día siguiente el ejército ruso amplía sus bombardeos en el oeste, impactando con ocho misiles una base militar en Leópolis, cerca de la frontera con Polonia, un país miembro de la OTAN.

A partir del 14 de marzo inicia la cuarta ronda de negociaciones en medio de una escalada de ataques, entre ellos a un área residencial de Kiev. El 15 fue la quinta ronda por videoconferencia sin lograr avances y Zelenski asume que Ucrania no entrará en la OTAN pero pide más armas a los aliados.

El 16 de marzo Rusia plantea en las negociaciones 15 puntos que garantizarían un alto el fuego: entre otros, que Ucrania se comprometa con la neutralidad, renuncie a incorporarse a la OTAN y a acoger bases militares extranjeras. Mientras tanto, las tropas rusas siguen atacando objetivos civiles, bombardeando el teatro de Mariupol, que albergaba en su interior a cientos de refugiados ucranianos, y la ONU cifra los civiles muertos durante el conflicto en 726.

Leer también: Día 15 de invasión: primera negociación de alto nivel entre Rusia y Ucrania

El 17 de marzo Zelenski alerta ante el parlamento alemán de que se está erigiendo un "nuevo muro" en Europa, y reprocha a Berlín su dependencia del gas ruso. El 18 de marzo el presidente de EEUU, Joe Biden, advierte a China de las "implicaciones" para su país si ayuda a Rusia después de que Moscú le pidiera ayuda militar. Y el 19 de marzo Rusia dice que usó por primera vez misiles hipersónicos Kinzhal para destruir un almacén militar en el oeste ucraniano.

Finalmente, el último acontecimiento de este conflicto se dio el pasado 21 de marzo cuando el Ministerio de Defensa ucraniano afirmó que ha recuperado el control de Makariv, un pueblo ubicado a 50 kilómetros de Kiev, mientras que Rusia, por su parte bombardeó un centro comercial en Kiev.

Actualmente, los ataques rusos continúan, centrándose tanto en objetivos civiles como militares y el conflicto ve cada vez más lejos su fin en una situación sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial que ya deja 3,4 millones los refugiados ucranianos y 15.300 soldados rusos muertos en combate.




Más Noticias de esta sección

Publicidad