Miles de católicos franceses piden que se reanuden las misas

Fieles en Burdeos piden que se reanuden las Misas.

Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Grupos de católicos franceses, en contra de la posición de la jerarquía de la Iglesia, se manifestaron en decenas de puntos del país para protestar por la prohibición de participar en misas en las iglesias desde que empezó el segundo confinamiento domiciliario el 30 de octubre.

En Nantes, pese a la lluvia, cientos de personas se concentraron este domingo, algunas de ellas con pancartas. Esa imagen se repitió también en otras ciudades como Lyon o Burdeos.



Los participantes, convocados por las redes sociales, se quejaban de que se les impida participar en lo que es un acto colectivo central para su fe cuando no se ha demostrado que las iglesias hayan sido foco de contagios.

Algunos también consideraban que es incoherente que se permita la formación de concentraciones en los centros escolares o en las tiendas, que a su juicio presentan un mayor riesgo sanitario, y no reuniones en las iglesias en las que hay espacio suficiente para mantener la distancia entre las personas.

La jerarquía de la Iglesia, sin embargo, lejos de utilizar el argumento de un supuesto agravio comparativo, ha insistido en que hay que seguir las consignas oficiales.

El administrador apostólico de la archidiócesis de Lyon, Michel Dubost, afirmó que "hay que ser pacientes" porque los católicos "no somos las únicas víctimas de la covid".

"Hay que tomar todas las precauciones que nos pide el Gobierno", añadió Dubost, que recordó a los fieles que también tienen alternativas durante este periodo, como ayudar a los pobres.

El ministro de Interior, Gérald Darmanin, había advertido antes del fin de semana de que no se iban a tolerar incumplimientos en las reglas del confinamiento en estas convocatorias de protesta y que las fuerzas del orden podrían acudir a multar a los que se concentraran delante de las iglesias.

Darmanin recibe este lunes a los representantes religiosos para abordar, entre otras cosas, la situación actual de restricciones por la pandemia, con la vista puesta en las próximas semanas.

Le podría interesar:Francia supera los 50.000 muertos por coronavirus

El confinamiento debe prolongarse hasta el 1 de diciembre, pero el primer ministro, Jean Castex, ya advirtió que a partir de esa fecha habrá muchas restricciones que no se levantarán, y que no podrán reabrir ni los bares ni los restaurantes.

Lo fundamental para los católicos y para muchos otros es la perspectiva de cara a las fiestas de Navidad. Castex dijo que no podrá haber grandes reuniones familiares ni fiestas multitudinarias. 




Publicidad