Una samaria varada en Malta por aislamiento en espera de ser repatriada

Alexandra Paredes Riátiga, de 22 años de edad.

Distrito
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Alexandra Paredes Riátiga, de 22 años de edad, lleva cuatro meses en la Isla ubicada en el Mediterráneo y tuvo que pagar 439 euros para el vuelo humanitario.

Alexandra Paredes Riátiga, de 22 años de edad, es una joven samaria universitaria de la facultad de Medicina en una universidad de Medellín, quien adelantaba sus estudios de inglés en Malta y debido a las restricciones a las que dio origen la pandemia, ha tenido que resguardarse en una habitación con muchas dificultades económicas.

Para la joven universitaria, quien salió beneficiada del programa ‘Ser pilo paga’ del Ministerio de Educación, luego de haber terminado el colegio en la Escuela Normal Superior María Auxiliadora, en Santa Marta, no ha sido fácil su estancia, pues el presupuesto programado para hacer el curso, que inició finalizando enero y terminaría en abril, ya se agotó y con mucho esfuerzo sus padres han tenido que hacer más gastos para sostenerla hasta que se pueda hacer efectiva su repatriación.

Con 50 euros, Riátiga tiene que ingeniárselas para sostenerse y poder comprar alimentos por lo menos para dos semanas, ya que los precios de estos cada vez están más altos.

Afortunadamente, luego de más de un mes de haber diligenciado el papeleo con el Consulado colombiano y el gobierno maltés, obtuvo respuesta. Le confirmaron el regreso al país para el 27 de mayo, fecha en la que viajará rumbo a Madrid sin ningún costo gracias al gobierno de Malta; de Madrid viajaría hacia Bogotá, luego de pagar 439 euros, que en pesos colombianos serían aproximadamente 1 millón 800 mil pesos. Este monto pudo conseguirlo gracias a sus familiares y amigos de la universidad.

Por la pandemia, el curso de inglés que estaba realizando Alexandra, al que le faltaba un mes para terminar, tuvo que ser suspendido sin posibilidad de reembolso; sin embargo, le ofrecieron la posibilidad de continuarlo el próximo año o transferirlo a otro familiar, opción que para ella por el momento no le ha sido llamativa.

“No he estado sola del todo, pues aquí llegaron otros colombianos al igual que yo a estudiar lo mismo, pero no es igual pasar por esta situación lejos de las personas que tu conoces desde hace mucho tiempo, tu familia y amigos… Solo espero la hora de estar en casa con ellos y que esto pase pronto”, dijo Alexandra.

Una de las condiciones que le exigieron a Alexandra para poder realizar este vuelo, era que debía estar en excelentes condiciones de salud y hacerse cargo de la permanencia en Bogotá, mientras cumple el aislamiento que exige el gobierno colombiano para prevenir la propagación de la Covid-19; luego de cumplirse el protocolo, ella podrá regresar a Medellín a continuar con su carrera profesional.



Más Noticias de esta sección

Publicidad