Se fue una leyenda del fútbol colombiano llamada ‘Chimilongo’ Robles

Maximiliano ‘Chimilongo’ Robles Maduro, exjugador de futbol fallecido.

Deportes - Local
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


A sus 75 años dejó de existir en su casa del barrio Pescaíto, en el norte de Santa Marta, por causa de una afección cardíaca

Consternado se mantiene el gremio deportivo del Magdalena tras conocerse la muerte la mañana de este martes de una la leyenda del fútbol, Maximiliano ‘Chimilongo’ Robles Maduro, a causa de una afección cardiaca.
El deceso se produjo en su casa ubicada en el barrio Pescaíto, en el norte Santa Marta, en donde permaneció sus últimos días con quebrantos de salud recibiendo el cariño y de familiares y amigos.

‘Chimi’, como lo llamaban alguno allegados, quien dejó de existir a los 75 años, fue un referente del fútbol colombiano en el que vistió las camisetas del equipo de sus amores, Unión Magdalena, además del Atlético Bucaramanga y Deportes Tolima en los que defendió con pundonor el arco dejando huellas como uno de los porteros que enfundó respeto entre los atacantes de la época.

“Chimilongo fue un portero recio que aprovechaba su corpulencia y estatura para enfrentar a los atacantes sin temor a perder un balón dividido. Era casi que imposible que perdiera un mano a mano, y ese fue su sello personal”, dijo Gerardo Vergara Palacio, vecino y amigo.

Su productiva carrera deportiva la inició como amateur en un equipo barrial conocido como Directo a las Mallas, en el que se dio a conocer con sus grandes actuaciones otros oncenos como Panadería Hebrea y el reconocido Scotland, de donde saltó a las diferentes selecciones Magdalena, pero fue en un torneo nacional en los 70 en Ibagué en donde tuvo un gran desempeño lo que le valió para que fuera contratado por el Unión Magdalena.

Fue calificado en su época como uno de los porteros más ‘temido’ en el fútbol colombiano por parte de los delanteros por su juego fuerte para lo que aprovechaba su corpulencia



Más Noticias de esta sección

Publicidad