Católicos nicaragüenses celebran tradicional 'Gritería' en honor a la Inmaculada

Actualidad
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Los nicaragüenses celebraron la tradicional 'Gritería', una fiesta religiosa popular en honor a la Inmaculada Concepción de María, en medio de roces con el Gobierno que preside Daniel Ortega en Nicaragua.

La fiesta religiosa fue inaugurada por el cardenal nicaragüense y arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes, en el atrio de la Catedral Metropolitana, con el tradicional grito de '¿Quién causa tanta alegría?', a lo que los feligreses respondieron, "La Concepción de María".

Luego de ese grito, la explosión de cohetes, toques de campanas y cantos a la virgen María dieron un ambiente de alegría por las calles de Managua. En tanto, los creyentes católicos colocaron los altares con réplicas de la virgen dentro de sus casas y repartían golosinas u otros regalos a los que cantaban canciones alusivas a la Inmaculada Concepción de María.

La fiesta religiosa popular más grande de Nicaragua

La 'Gritería' consiste en que los fieles recorren en grupos las calles de los 153 municipios de Nicaragua, y en los lugares donde la diáspora nicaragüense es importante, como Costa Rica y Estados Unidos, se detienen ante cada altar de la virgen que encuentran a su paso para entonar cantos, rezos, y gritar "¿Quién causa tanta alegría?", y responder "La Concepción de María".

Le podría interesar: El Papa reza a la Inmaculada por la paz y por las mujeres víctimas de violencia

A cambio de rezar y cantar, los feligreses, que en su mayoría peregrinan en familias, reciben dulces, frutas, trozos de caña de azúcar, el popular nacatamal (una comida típica nicaragüense) y en algunos casos pequeñas bolsas con arroz, fríjoles, azúcar y otros tipo de regalos en medio de la quema de abundante pólvora.

Los protagonistas de las romerías, en algunos casos, van dotados de novenarios para cantar a la virgen, incluso a veces amenizados por bandas filarmónicas, y también llevan bolsas para llenarlas con los obsequios que reciben.

Quizás le interese: María, inmaculada desde su concepción

Este año esa popular celebración, que nació el 7 de diciembre de 1857, recién finalizada la Guerra Nacional, cuando fueron expulsados los filibusteros estadounidenses, estuvo marcada por momentos de gran tensión entre la Iglesia católica y el Gobierno de Ortega.





Más Noticias de esta sección

Publicidad