El viaje del papa a Irak, "un acto de amor" en medio del riesgo

El periplo más peligroso del papa, y seguramente el más difícil, llega tras 15 meses sin viajes y supone su 33 visita internacional y el 52 país visitado.

Entretenimiento
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Francisco rezará entre las ruinas de las cuatro iglesias destrozadas por el Estado Islámico en Mosul, en la que será una oración silenciosa por todas las víctimas de las guerras.

EFE. El viaje del papa Francisco a Irak, del 5 al 8 de marzo, en medio de una pandemia, con medidas restrictivas en el país y recientes episodios de violencia, es "un acto de amor" y como tal "algo extremo", según lo definió hoy el Vaticano.

El director de la oficina de prensa del Vaticano, Matteo Bruni, explicó hoy a los periodistas que la visita del pontífice al país árabe "respetará todas las medidas que han sido solicitadas y que están en vigor por el Gobierno iraquí y las autoridades eclesiásticas", al responder a una cuestión sobre la oportunidad de este viaje.

Desde el Vaticano insistieron en que el papa viajará en un vehículo cerrado para evitar que se formen aglomeraciones a su paso para verlo y que ninguno de los actos previstos congregará a más de 100 personas "para minimizar el riesgo".

A excepción de la misa que se celebrará en el estadio de Erbil, la capital del Kurdistán iraquí, en la que se ha previsto una asistencia para 10.000 personas, cuando puede contener hasta 30.000, explicaron.

El pontífice también visitará Qaraqosh, una ciudad de mayoría cristiana de la que tuvieron que huir más de 150.000 personas en sólo una noche por la llegada de los yihadistas del Estado Islámico (EI). Tan solo un centenar de personas se reunirán en la iglesia de la Inmaculada, restaurada después de ser quemada y convertida en un polígono de tiro por los terroristas.

Respecto a las medidas de seguridad, Bruni adelantó que el papa tiene a su disposición un coche blindado y que "podría usarlo", al tiempo que añadió que de su seguridad se ocupará, como siempre, el país de acogida, así como los agentes de la gendarmería y de la Guardia Suiza.

También se ha reforzado la seguridad en todos los lugares a los que acudirá Francisco, sobre todo después del doble atentado del 21 de enero que causó la muerte a 32 personas en Bagdad y del ataque con cohetes a una base de la coalición contigua al aeropuerto de Erbil el pasado 15 de febrero.

El periplo más peligroso del papa, y seguramente el más difícil, llega tras 15 meses sin viajes y supone su 33 visita internacional y el 52 país visitado. Francisco será el primer pontífice que pise Irak, tierra vinculada al nacimiento del cristianismo.

Francisco quiere llevar su cercanía a los cristianos iraquíes, brutalmente perseguidos y diezmados en los últimos años, sobre todo tras la invasión del EI, pero también abogará por el diálogo entre religiones en el "mosaico" de civilizaciones que es este país, como apuntó Bruni.

Para el portavoz, uno de los momentos de mayor alcance del viaje será el encuentro en Nayaf con el ayatolá Ali al Sistani, la máxima autoridad chíi, la otra rama del Islam junto a la suní.



Próximos Eventos

Más Noticias de esta sección

Publicidad