Segundo día de la Novena a Nuestra Señora de La Candelaria

Actualidad
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


La advocación mariana de la Virgen de la Candelaria o Nuestra Señora de la Candelaria tuvo su origen en Tenerife (España). Según la tradición, la Virgen se apareció en 1392 a dos aborígenes “guanches” que pastoreaban su rebaño.

Acto de contrición

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, árbitro de la vida y de la Y muerte, en cuyas manos está la suerte de todas las criaturas, nosotros, indignísimos pecadores, postrados a tus santísimos pies, confesamos humildemente que no merecemos comparecer en tu presencia, y que tú mereces ser servido de todos los hombres. Tú, Señor, que quisiste ser conducido al templo en los brazos de tu purísima Madre, y por manos del sacerdote Simeón quisiste ser ofrecido a tu Eterno Padre en sacrificio por nuestros pecados, dígnate concedernos verdadera contrición de ellos y propósito de enmendarnos y apartarnos de las ocasiones de pecar. Conviértenos, Señor, y seremos convertidos; sánanos y quedaremos sanos; sálvanos y seremos salvos; sea nuestra miseria el objeto de tu misericordia. Desde el abismo de nuestra malicia, invocamos el abismo de tu bondad, y por ésta esperamos salvarnos eternamente. – Amén.

Oración para todos los días

Gloriosísima Virgen María de la que en tu preciosímo Hijo nos traes la luz indeficiente que alumbra a todo hombre que viene a este mundo, y que en el día de tu Purificación, acompañada de tu castísimo Esposo, El Patriarca señor San José, de justo Simeón y de Ana la profetisa, rodeaste el templo del Señor con candelas en las manos y entre innumerables ejércitos de ángeles formaste la devotísima procesión que sirvió de modelo a la que ahora celebra nuestra Santa Madre Iglesia, y que en las candelas benditas nos das una general defensa contra los peligros de la vida y un seguro asilo contra los enemigos en la hora de la muerte, por tu virginal pureza, y por la dignidad inefable de Madre de Dios, favorécenos en los peligros de la vida, líbranos del contagio del pecado, prepáranos con tu mano poderosa para la hora de la muerte con vivísima contrición de nuestras culpas. Haz que recibamos dignamente los Santos Sacramentos, para que purificados con la sangre del Cordero inmaculado, con una antorcha bendita en las manos, salgamos al encuentro del esposo de nuestras almas, con ternura de corazón le entonemos devotos el cántico de Simeón le digamos:

Leer también: Audiencia general: el Papa pide eliminar "las raíces del odio" que causaron el Holocausto

Ahora, Señor, en paz queda tu siervo, pues ya me cumpliste tu palabra; Ya mis ojos han visto con delicia al dulce Salvador que nos preparas; Al redentor que envías para ser la luz del mundo, pues que a todo el mundo salva; Que será la antorcha de todas las naciones y de Israel la gloria soberana. Amén.

Segundo día

¡Oh Reina del universo! ¡Oh princesa soberana! ¡Oh Señora amabilísima que como Hija, Madre y Esposa del Altísimo, gozas del dominio y soberanía sobre todas las criaturas del cielo y de la tierra! Alábente y bendígante los ángeles y los hombres por la humildad y obediencia con que viniste al templo a cumplir con aquella ley de que por tantos títulos estabas exenta y libre. ¡Oh Reina soberana! También nosotros somos tuyos, no sólo por la alta jurisdicción que sobre todos tienes, sino también por una espontánea y amorosa elección de nuestra voluntad. Postrados delante del trono de tu grandeza te elegimos por nuestra Reina y Señora, y con esta ofrenda deseamos doblar ante tí aquel señorío de que gozas sobre todas las criaturas. Queremos depender de tí y que seas la ejecutora de todos los designios que la Divina Providencia tiene sobre nosotros. Todo será dulce, viniendo por tu mano. Dígnate recibirnos por tus esclavos y reconocernos por tales en el reino de la eternidad. – Amén.

Oración final

Omnipotente y eterno Dios, suplicamos humildemente a vuestra Majestad, que así como vuestro Unigénito Hijo fue presentado en el día de hoy en el templo, revestido de nuestra carne, así seamos presentados a Vos purificadas nuestras almas. Por Jesucristo Nuestro Señor. – Amén.

Quizás le interese: Hoy, Día de Santa Inés y Mártir




Más Noticias de esta sección

Publicidad