Buscan voluntarios que tengan sexo riesgoso para probar vacuna preventiva contra VIH

Salud
Tamaño Letra
  • Font Size

Buenos Aires, 22 ene (EFE).- Argentina ya está buscando voluntarios para participar en el estudio Mosaico, un proyecto de investigación del que participan ocho países y que pretende desarrollar una vacuna preventiva contra el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).

"Argentina participa con unas 500 personas divididas en cuatro centros", aseguró este miércoles en declaraciones radiales el doctor Sergio Lupo, director del instituto rosarino Caici, uno de los organismos que integran la investigación en el país.

¿Quién puede participar?

Según la Fundación Huésped, otro de los centros argentinos que participan en el proyecto, el objetivo es que 3.800 personas de todo el mundo de entre 18 y 60 años con VIH negativo comiencen a someterse al estudio en los próximos meses.

En ese sentido, Lupo agregó que la intención es que participen "hombres que tengan sexo con hombres y la población transgénero, fundamentalmente quienes mantengan sexo con riesgo".

"Eso tiene que ver con las realidades epidemiológicas: el 35 % de la población transgénero tiene VIH y el 15 % entre los hombres que mantienen sexo con hombres, (mientras que) si lo comparamos con la población general es 4 por 1.000", apuntó el doctor.

Así, a cada voluntario se le ofrecerá un paquete ampliado de prevención del VIH, como preservativos o la profilaxis preexposición (PrEP) -otra medida preventiva del VIH-; y recibirá, de forma aleatoria, el placebo y la vacuna.

Una vacuna preventiva

Impulsada por la Red de Estudios de Vacunas para el VIH (HVTN, por sus siglas en inglés) de los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos y por la farmacéutica Janssen, la vacuna tiene un fin preventivo y no está dirigida a personas que ya hayan contraído el VIH.

La vacuna, que se suministrará a los voluntarios en cuatro dosis, está basada en el adenovirus serotipo 26, que contiene unos antígenos mosaico contra el VIH que resultan "inofensivos" para los humanos.

Dichos antígenos servirán para activar la respuesta inmunológica del individuo ante el virus, por lo que "ninguna persona recibirá el VIH, ni muerto ni atenuado".

"En los últimos 25 años, más de 30.000 voluntarios formaron parte de diferentes estudios de vacunas contra el VIH a nivel mundial y en ningún caso ninguna vacuna produjo infección, ya que éstas no contienen VIH", aclaró la Fundación Huésped en un comunicado de prensa.

Además de Argentina, también participarán en este testeo centros de Brasil, España, Estados Unidos, Italia, México, Perú y Polonia.

El estudio entra en su fase final

Estas pruebas se enmarcan en la fase III del proyecto Mosaico, una etapa "definitiva" en la que desarrollan ensayos a "gran escala" y que resulta definitiva para comprobar si una medicación o una vacuna puede distribuirse a la población.

De hecho, el desarrollo de esta vacuna ha tomado doce años y ya se ha probado en simios, por lo que ya han habido estudios en Fase 1, 1B y 2A, las cuales son fases previas para evaluar la eficacia en seres humanos.

"El estudio permitirá evaluar la eficacia de una vacuna que, en las fases preliminares, mostró resultados promisorios. La ciencia del desarrollo de la vacuna contra el VIH es compleja, pero el conocimiento científico sigue mejorando continuamente", aseguró María Inés Figueroa, investigadora del HVTN.

En cualquier caso, desde la Fundación Huésped señalaron que los resultados del estudio estarán disponibles a partir del 2023.

Según el último informe sobre el VIH, sida e ITS en la Argentina, cada año se producen 5.800 nuevos casos de VIH en el país y se estima que unas 139.000 personas viven con el virus.

Asimismo, la prevalencia del VIH es especialmente alta entre las mujeres trans (un 34 %), seguidas de hombres que tienen sexo con otros hombres (12 al 15 %) y por usuarios de drogas inyectables (4 al 7 %). EFE