Las 5 ventajas de aprender otra lengua en línea

Clases virtuales, sinónimo de comodidad.

Aula Universitaria
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Aprender un idioma extranjero es una de las metas que normalmente hacen parte del proyecto de vida de las personas. Hoy en día, cumplir este objetivo se encuentra al alcance de la mayoría, gracias a la disponibilidad de cursos en línea que permiten aprender idiomas bajo diferentes modalidades. Cabe resaltar que la educación virtual es la forma de aprender del siglo XXI, aprovechando la conectividad, lo que abre la posibilidad de estudiar en cualquier parte del mundo tan solo a un clic. A continuación, algunas ventajas de aprender idiomas en línea.

1 Acceso a contenido multimedia Aprender una segunda lengua con los elementos tradicionales tales como un profesor, el tablero y una grabadora, puede tornarse aburrido y no garantizar un verdadero aprendizaje. Los cursos virtuales están diseñados con todo tipo de contenido: videos, audios, animaciones e imágenes, que permiten una mayor interacción, captación y recordación de lo aprendido.

2 Mayor comodidad y ahorro: Aprender de forma virtual puede ser más cómo para quienes se amoldan a este sistema y puede gestionarse desde casa. En línea pueden encontrarse diversos cursos gratuitos o de pago, que en la mayoría de los casos son mucho más económicos que los presenciales.

3 Ritmo propio de aprendizaje: Si bien en la mayoría de los cursos hay plazos de entrega para cumplir con las actividades, el estudiante es quien determina el tiempo, pues puede acceder al contenido a cualquier hora del día y dedicar las horas que desee o tenga disponibles.

4 Repetición infinita: Una de las principales ventajas de aprender un idioma de forma virtual es que el estudiante tiene el control del contenido, por lo tanto, podrá escuchar cuantas veces desee un diálogo, repetir frases o palabras para imitar su pronunciación.

5 Privacidad para vencer la pena: uno de los mayores retos a la hora de aprender un segundo idioma en compañía de otros estudiantes es vencer la pena o el temor a equivocarse. Las plataformas virtuales permiten que el alumno pueda practicar la pronunciación y ser verificado de acuerdo a la tecnología de reconocimiento de voz, sin tener que ser juzgado en caso de equivocarse.



Más notas de esta Revista

Publicidad