A pasos de galápagos caminamos a Qatar

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Jesús Iguarán Iguarán

Jesús Iguarán Iguarán

Columna: Opinión

e-mail: jaiisijuana@hotmail.com


A pesar de encontrarnos en el cuarto puesto en la tabla de los clasificados para el mundial de Qatar 2022, no, estamos aún seguros si iremos directo o nos tocaría ir al repechaje, o también la suerte nos puede vetar el alcance de estar presente en el mundial

En la antepasada fecha, aplicamos la medida inglesa, Ganar en casa y empatar de visita, empatamos con Bolivia y Paraguay y le ganamos a Chile en casa. En los recientes encuentros que realizamos en casa, podíamos aplicar la misma medida, pero la suerte nos negó su compañía, de seis puntos que deberíamos obtener en Barranquilla, sólo alcanzamos a la tercera parte.

El cuarto puesto lo compartimos con Uruguay, sólo por abaraje de goles lo aventajamos. Aún no se ha definido las fechas para los próximos encuentros, pero si sabemos que en primer encuentro es con Brasil que se ha mostrado infrenable y aun faltándoles unos partidos por realizar, se encuentra clasificado.

Si logramos un empate con Brasil y ganar los partidos que, en casa, con Bolivia, Paraguay y Perú, luego como visitante vencer a Venezuela, estaríamos en el mundial de Qatar 2022 de manera directa, sin importarnos el resultado que podamos tener con Argentina, es decir que nuestra clasificación está en casa, tenemos la ventaja que quienes nos visitan, no son países que se consideren una potencia en el futbol.

Hasta ahora de 12 partidos disputados hemos sumado 16 puntos, lo que nos indica que vamos a paso de galápago, con lentitud, pero con firmeza.

El morrocoyo (galápago) es el único animal que anda con la casa encima, su acorazado cascarón lo protege de las fieras más brutales, si lo llega a atacar donde quiera que se encuentre, se guardará siempre en casa, cuando se aleja el peligro saca su cabeza analiza el panorama y sigue su camino con lentitud y si tropieza nuevamente con el peligro, nuevamente se resguarda en casa y a paso lento se hace invencible.

Hice alusión de la metáfora del morrocoyo con la selección del futbol de Colombia, porque en pasada época leí una fábula donde este animal competía con una liebre.

Cuando ambos animales salieron tras la meta, en solo la arrancada, la liebre recorrió la mitad del recorrido, el morrocoyo apenas salía, la liebre siempre recorría la mitad de lo que le hacía falta. Al final en morrocoyo ganó la carrera, porque la liebre siempre recorría la mitad de lo que le faltaba, es decir nunca llegó a la meta.

Pueda ser que lleguemos a Qatar así sea ayudados por la fábula del morrocoyo.


Más Noticias de esta sección