Club de Jardinería, 43 años aportándole a Santa Marta

Siembra en el ‘Sendero ecológico’ del Iném Simón Bolívar.

Santa Marta 496 años
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


El Club de Jardinería ha tenido un aporte significativo a la ciudad sembrando árboles en las avenidas de Santa Marta, así como educando a la comunidad sobre la temática.

La siembra y el cuidado de las especies de árboles nativos de la capital del Magdalena ha sido una de las preocupaciones de la Corporación Club de Jardinería Santa Marta, una entidad sin animo de lucro que desde 1978 propende por enseñar horticultura y todo lo relacionado con el medio ambiente, así como su cuidado a los samarios.

La historia del club comenzó hace 43 años cuando fue creado por idea de la señora Nelly Salom de Ceballos, todavía miembro de la corporación, junto a otras 19 mujeres amantes de las plantas y las flores.

A lo largo de los años han propendido por la enseñanza de la horticultura y la creación de Huertas Caseras, dirigiendo hacia la comunidad samaria todo este saber a través de la promoción de talleres y cursos en diferentes barrios de la ciudad, para que las personas aprendan a cultivar en casa.

Año tras año el Club de Jardinería organiza las exposiciones de flores con bellos y creativos arreglos. Por la pandemia, estos eventos han tenido que ser virtuales.
Año tras año el Club de Jardinería organiza las exposiciones de flores con bellos y creativos arreglos. Por la pandemia, estos eventos han tenido que ser virtuales.

“Por la horticultura se entiende no solamente el conocimiento de las plantas, sino también el transmitir a la gente de la comunidad lo que se ha hecho en Santa Marta desde el comienzo. Transmitirle este amor por las plantas, este interés por conocerlas, por saber cómo se debe, cultivar”, dijo a EL INFORMADOR la señora Marina Anzola, socia y miembro de la Junta Nacional de Clubes de Jardinería de Colombia.

Lea también: Macurutú, el árbol samario

Los colegios de la ciudad también han sido objeto de impacto del club con los talleres de Huertas Caseras, así como de reciclaje y de siembra de árboles, un aporte para que las nuevas generaciones entiendan la importancia de estos cultivos y desarrollen ese amor por el medio ambiente.

Siembra de árboles

La siembra de árboles en toda la ciudad y el cuidado de estos ha sido una de las grandes preocupaciones y objetivos del CJSM, labor a la que se dedican desde hace más de una década.

En 2009 gracias a un artículo que llegó a manos de doña Nelly Salom de Ceballos, sobre el árbol nativo Macurutú, cuyo nombre científico es Lonchocarpus Santae Martae Pittier el Club de Jardinería se dio en la tarea de hacer un inventario de los ejemplares que existían en la ciudad.

Con el hallazgo de solo nueve macurutúes en Santa Marta, fue su labor esperar el florecimiento y crear un semillero, para poder incentivar la siembra de esta especie nativa a nivel local.

Desde esta corporación y gracias a un vivero propio que se encontraba ubicado en el barrio Bellavista, han sembrado macurutúes en la Quinta de San Pedro Alejandrino, en el Centro Comercial Buenavista, en el Iném Simón Bolívar y en el Parque Simón Bolívar, esta última en alianza con EL INFORMADOR a través del Reto Piensa Verde en el año 2017.

También le pueda interesar: Parque de Bolívar es ahora una pequeña reserva de macurutúes

Nelly Salom de Ceballos, socia fundadora del Club de Jardinería Santa Marta.
Nelly Salom de Ceballos, socia fundadora del Club de Jardinería Santa Marta.

“Todo esto nos llevó a crear nuestro propio vivero y en un lote de una socia comenzamos a sembrar en bolsas plásticas todas las semillas que íbamos recogiendo en épocas de floraciones, las cuales clasificábamos para nosotras mismas cuidar el desarrollo de los arbolitos. En este vivero llegamos a tener alrededor de 200 árboles con suficiente crecimiento que nos permitió realizar la labor de siembra en muchos lugares”, agregaron.

Las jardineras, como son llamadas las mujeres miembros de este club, han sembrado árboles en diferentes lugares de la ciudad.  Macurutúes, Robles, Guayacanes, Tréboles, y Lluvia de Oro han sido sembrados en la Avenida del Libertador, Avenida Tamacá, El Rodadero y en diferentes barrios como María Eugenia, Corea, Bastidas, entre otros.  En esta titánica labor se han apoyado con los párrocos de las iglesias ubicadas en cada uno de estos sectores.

Cabe resaltar que, aunque estas mujeres ponen todo su empeño en sembrar y educar a los samarios en el cuidado de los árboles, son las comunidades las que deben ayudar para el cuidado de los ejemplares para evitar que se mueran.

Quizás le pueda interesar: La historia de Santa Marta a través de sus avenidas

Mónica Díaz Granados, tesorera del Club de Jardinería, Luz María Brugés, vocal de la junta del Club de Jardinería, Gilina García, actual presidente del Club de Jardinería Santa Marta, Marina Anzola, miembro de la junta nacional de Clubes de jardinería de Colombia, y Maruja Gutiérrez, secretaria de junta del Club de jardinería.
Mónica Díaz Granados, tesorera del Club de Jardinería, Luz María Brugés, vocal de la junta del Club de Jardinería, Gilina García, actual presidente del Club de Jardinería Santa Marta, Marina Anzola, miembro de la junta nacional de Clubes de jardinería de Colombia, y Maruja Gutiérrez, secretaria de junta del Club de jardinería.

Otras actividades del club

Esta corporación también trabajó en los últimos años con el Iném Simón Bolívar de la mano con la fundación Bachaqueros, dedicada al cultivo y siembra de árboles; desarrollaron en conjunto el proyecto “Sendero y Corredor Ecológico Siembra un árbol Siembra paz” al interior de la institución, trabajo que adelantan y en el cual ya han dictado talleres de horticultura básica y diseñaron un jardín en uno de los espacios del colegio en mención.

“En algún momento se colaboró con la Alcaldía de Santa Marta y se arreglaron los jardines dentro del edificio. Siempre que nos han solicitado colaboración hemos trabajado con las iglesias en la elaboración de arreglos florales”, indicaron.

Otra de las actividades insignes del Club de Jardinería, no solo el de Santa Marta, sino de los 20 Clubes de Jardinería de Colombia y los del mundo, es realizar anualmente una exposición floral que comprenda la horticultura, diseños creativos, la presentación de plantas cultivadas por las socias y la decoración de mesas con material vegetal fresco.

Es así como por casi tres décadas, con total éxito, el Club de Jardinería ha organizado su exposición en el Club 25 o en el Club Santa Marta, con hermosas muestras florales abiertas al público samario.

La pandemia

La pandemia no fue ajena al Club de Jardinería, trajo como consecuencia el cierre del vivero que tenían y la pausa en la mayoría de las actividades, que hoy realizan de manera virtual como lo son los talleres.

“La pandemia nos cortó un poco, digamos el impulso con el que traíamos. El vivero se acabó por problemas de agua, etcétera. Y de todo eso que nos quedó tuvimos apoyo de la Drummond, por ejemplo, que en algún momento en un acto de generosidad se llevaron los arbolitos que nos quedaban para tenerlos ellos allá y cuidarlos”. 

Las huertas caseras las han cultivado las propias socias, y han dictado talleres de maneral virtual, sin embargo, han adelantado un gran trabajo de transformación, actualización y preparación para adaptarse a nuevos formatos.

“El año pasado el club de jardinería hizo una exposición virtual que es diferente, porque claro, seguimos trabajando con plantas que las socias mantengan en sus casas en, pero entonces el sistema ya es distinto porque es a través de fotografías, también con jueces y todo, pero esto es un aprendizaje”, agregó Marina Anzola. 

Tienen la esperanza de reactivar el vivero una vez disminuya el contagio del Covid, así como las actividades con las comunidades, para compartir todo el conocimiento que tienen acerca de las plantas.

Como reto desean seguir trabajando por sembrar y preservar las especies de arboles nativos, pero sobre todo, que la comunidad entienda la importancia de la flora propia y su impacto, debido a que sembrar arboles de otras partes del país y no los nativos, afecta la fauna, es decir, los pajaritos y demás animales que se benefician de los árboles.

Lea también: Infografía de las tres localidades de Santa Marta

XXXVIII Asamblea de Clubes de Jardinería de Colombia.
XXXVIII Asamblea de Clubes de Jardinería de Colombia.

Mensaje a los samarios

Como entidad, desde el Club de Jardinería consideran que son necesarias políticas públicas para que desde la ciudadanía se entienda la importancia de trabajar por el medio ambiente.

“Consideramos que sería muy importante que se establecieran políticas por parte de la alcaldía para que todos los ciudadanos reciban el mensaje de la importancia de trabajar por el medio ambiente y la siembra de árboles, ojalá nativos cada uno en su propio lugar y en el medio en que habiten, sea ciudad, alrededores, riberas del río, montaña, etc”, expresaron.

Como mensaje, Luz María Brugés, una de las social del club, invitó a los samarios a conocer los árboles nativos.

“yo lo que les dirúa es que conociéramos nuestros árboles nativos, porque si no los conocemos, no los queremos. Saber cuáles son nuestros árboles nativos, es descubrir nuestras raíces y, a partir de ahí, hacer alguna una campaña de toda la ciudad (…) para recuperar nuestros arboles nativos”, indicó.

Por su parte, la señora Marina Anzola invitó a los samarios a reciclar y cuidar el medio ambiente.

“Hay que cuidar Santa Marta, hay que cuidar el medio ambiente. Tenemos que ser más conscientes de las basuras, de no botar las basuras a los ríos, mucho menos al mar; de reciclar. Una vez que pase esta pandemia, a ver si nosotros podemos intensificar unos talleres de reciclaje para que la gente realmente aprenda a reciclar, pero que tome conciencia”, señaló.

Por último, la señora Nelly Salom de Ceballos, socia fundadora del club, envió un mensaje especial a los samarios.

“Mi mensaje es retornar a la naturaleza. No dejar que nos olvidemos que necesitamos el aire, los árboles son los que nos purifican el aire. (…) Enseñemos a los niños desde pequeños

a amar a la naturaleza, así ellos crecerán y cuando ya tengan su familia, les enseñarán a sus hijos y tendremos para siempre el aire puro y los árboles que nos cobijan”, finalizó. 

De cara a los 500 años de la fundación de Santa Marta, esperan prepararse y contar con la colaboración de los samarios y las diferentes entidades para seguir aportando a la ciudadanía y al medio ambiente.

Santa Marta, sede de la Exposición Nacional

En 2001 Santa Marta fue sede de la Exposición Nacional de Clubes de Jardinería, en ese entonces la Quinta de San Pedro Alejandrino le brindó todo el apoyo al Club de Jardinería de Santa Marta en la organización, la cual contó con el apoyo a nivel local de diversas entidades. Como resultado, a la Quinta le quedaron 20 jardines elaborados por diferentes clubes de Colombia para adornar este lugar.

“Consideramos que sería muy importante que se establecieran políticas por parte de la alcaldía para que todos los ciudadanos reciban el mensaje de la importancia de trabajar por el medio ambiente y la siembra de árboles, ojalá nativos”. 

EL DATO

Fue iniciativa del Club de Jardinería hacer un inventario de Macurutúes en la ciudad, esperar su florecimiento y sembrar varios ejemplares de este árbol nombrado científicamente Lonchocarpus Santae Martae Pittier, por ser nativo de la ciudad.



Escrito por:
Autor: Arnol Sarmiento Cueva

Publicidad